Escucha esta nota aquí

Pese a que rige la cuarentena estricta en el departamento de Santa Cruz, este jueves en Montero se observó la vulneración a la norma luego de que el Concejo Municipal se reuniera para intentar despojar del mando de la Alcaldía a Miguel Ángel Hurtado. Esta situación llevó a que decenas de ciudadanos se concentraran en el frontis del edificio del órgano deliberante, pese al riesgo de contagiarse de Covid-19, para protestar por este proceder.  

En la sesión ordinaria se abordó el tema de la elección de la nueva directiva del Concejo y el cambio de alcalde. Esta instancia deliberante tiene como mayoría al MAS, de los 11 concejales, siete pertenecen al partido de Evo Morales. Los ediles pretendían poner a un concejal de las filas del MAS en lugar de Miguel Ángel Hurtado; sin embargo, la presión de la gente logró frenar el intento y ratificaron a las actuales autoridades, según reportó el diario Zona Norte.

La sesión fue bochornosa, según los videos que se difundieron en las redes sociales. Además de la presión vecinal y de la vulneración de la cuarentena, en el interior del edificio edil se vio a hombres y mujeres agarrarse a golpes.

Mayoría masista

 Hurtado, en contacto telefónico con EL DEBER, calificó el accionar como una desproporcionalidad por parte de los concejales del Movimiento Al Socialismo (MAS) que, según él, priorizan los temas políticos antes que la salud del pueblo que se ve golpeada por los casos de Covid-19. 

 “Cuando la gente está en riesgo, a ellos les importa el tema político. Esta gente se aprovecha de la mayoría que tiene en el Concejo. Como no están apegados a la ley, se acostumbraron a hacer lo que les da la gana. Han querido poner a otro alcalde cuando una resolución dice que seré temporalmente alcalde hasta cuando termine mi mandato o hasta cuando haya nuevas elecciones”, explicó Hurtado. 

“Nos agarraron de sorpresa"

Por su lado, Cecilia Duarte, concejala de Demócratas, lamentó la intención de los ediles del MAS que pretendían elegir a un nuevo alcalde, pese a que en la sesión solo se tenía previsto elegir a una nueva directiva del Concejo. 

“Nos agarraron de sorpresa, quisieron tomar decisiones inmediatas sin un argumento técnico-legal. La sesión fue anulada por la presión de la gente, se anuló la resolución donde se eligió a la nueva directiva y la resolución que citaba a la destitución del alcalde y se ratificó al burgomaestre”, dijo Duarte a EL DEBER. 

Sin embargo, el concejal por el MAS, Carlos Vera, explicó que la designación del alcalde de la ciudad de Montero debía ponerse a consideración ya que la resolución que fue aprobada el año pasado, cuando se eligió a Miguel Ángel Hurtado, no está enmarcada con la ley que aprobó la presidenta Jeanine Áñez, en la que alarga el mandato hasta fines de enero del año próximo. 

“Bajo esta visión jurídica hemos visto que el alcalde no es electo por el pueblo, es un alcalde interino que recibió el mandato por el Concejo Municipal. Entonces, lo que correspondía era ratificar el mandato o elegir a otro alcalde. La situación se salió de las manos, hubo mucha discusión y presión de la gente, ante esta situación revocamos la resolución de designación de un nuevo alcalde y lo hemos ratificado al señor Hurtado”, aclaró Vera.