Escucha esta nota aquí

“Se intentó referir al paciente por todas las complicaciones, pero los hospitales de Santa Cruz están saturados de Covid-19 y no se ha podido hacer el traslado. Era un tipo joven, de 39 años. El virus no está respetando nada, solo mata a los que tienen patología de base, no solo ellos van a complicarse, el virus está cambiando en su forma de atacar a las personas. Hay que cumplir con las medidas”, dijo esta mañana Nicolás Cardona, médico de Mairana, al anunciar el primer fallecido por coronavirus en ese municipio de los valles mesotérmicos cruceños. 

Con sus declaraciones, desnuda la realidad de los hospitales Covid-19 de Santa Cruz de la Sierra, que están en tal nivel de saturación que ya no pueden recibir pacientes graves referidos de las provincias.

Lo había anunciado el lunes por la noche Óscar Urenda, secretario departamental de Salud y es una realidad que incluso ha comenzado a complicar a los hospitales municipales de segundo nivel de la ciudad capital. 

En contacto telefónico con una enfermera del Plan 3.000 y un médico de la Villa Primero de Mayo, dos de los cuatro hospitales de segundo nivel del municipio cruceño, explicaron que los positivos y sospechosos de tener coronavirus se tienen que quedar en las salas Covid-19 de los hospitales porque no hay dónde referirlos. 

“El problema es que la sala Covid-19 es como un alojamiento. Son solo camas, no tienen monitores ni ventiladores”, dijo el profesional consultado en el hospital de la Villa Primero de Mayo.

En el valle
Hilda Ventura, responsable de la red de Salud de la provincia Florida, explicó que, de los 20 tests que se hicieron en toda la jusrisdicción, seis salieron positivos, seis negativos y aún se espera el resultado de nueve. 

Cinco de ello están en Mairana y uno en Samaipata. La lista de contactos directos supera las 30 personas, que se irán sometiendo a las pruebas para coronavirus en los próximos días.

Sobre el fallecido, Ventura explicó que le confirmaron que era un caso positivo de coronavirus alrededor de las 10 de la noche de ayer y desde antes habían hecho todas las gestiones para remitirlo a la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, sin éxito. El paciente murió a la 1:20 de hoy.

“Nos sentimos impotentes en el sector salud. Los veía a los compañeros de trabajo asustados, se puede venir una epidemia en todo el municipio”, dijo el médico Cardona.

Los pacientes que resultaron positivos en la jurisdicción tienen muchos contactos directos en las comunidades del valle, una zona que provee de hortalizas y pollos a Santa Cruz y Cochabamba. Con alrededor de 10.000 habitantes, no cuenta con los hospitales necesarios parea hacer frente a un brote. La preocupación mayor es que, por su calidad de pueblo productor de alimentos que comercia con Santa Cruz de la Sierra y Sucre, los casos se multipliquen.