Escucha esta nota aquí

Productores de faja norte y norte integrado amenazan con el cierre de válvulas de los pozos productores de petroleo que están en la zona de Yapacaní. Esta amenaza es a raíz de la dificultad que tienen para proveerse de combustible a causa de las largas filas en los surtidores de pueblo. 

Los productores, que se han pronunciado a través de la Federación de Comunidades Interculturales,  explican que las autoridades llamadas por ley -como la ANH y sustancias controladas- no habrían controlado la oferta y demanda de combustible, lo que provocó el colapso de los cinco surtidores que tiene Yapacaní.

Por esta razón amenazan con el cierre de válvulas de los pozos petroleros de la zona Norte Integrado,  si no se da cumplimiento a la venta de combustible al sector productivo según norma vigente. 

Los productores entre ellos ganaderos, lecheros, bananeros, piscicultores, arroceros y otros se han visto afectados en su producción, ya que acuden a los surtidores para comprar tanto diésel como gasolina, pero no logran hacerlo. "Mi B-Sisa está vencida, no puedo renovar y solo me quieren vender 120 litros de diésel, eso no alcanza ni para un tractor", lamentó uno de los productores en una reunión donde se trató esta problemática.

"Estamos sufriendo por combustible, no llega ni un litro, hemos pedido reunión con sustancias controladas y ANH pero no hemos tenido respuesta", manifestó Casto Herrera, dirigente procamino Norte Integrado. "Proponemos que nos traigan una cisterna aquí a la zona y que controlen la venta. Mis productores van a los surtidores, hacen fila duermen un día, dos días, arriesgando su salud,  pero no pueden comprar", explicó el dirigente quien lamentó que diariamente, día y noche, salen cisternas de los pozos de la zona y ellos no pueden comprar en los surtidores y en las calles el litro está hasta en Bs 15, lo que no es rentable para el sector. 

La queja de varios productores que llegan a la Federación es común. Salen del campo, recorren largas distancias para adquirir gasolina o diésel para sus rozadoras y otras maquinarias y no logran la compra a pesar de hacer fila hasta dos días. Otro de los problemas que sufren es la agresión por parte de los pobladores del Chapare que han invadido al municipio para comprar gasolina.

Reunión de autoridades 

Dirigentes y autoridades nuevamente se reunieron para buscar solución a este problema que comenzó con el inicio de la cuarentena, pero se agudizó desde el repliegue de la Policía el pasado 30 de abril, cuando la institución sufrió un ataque después de un control estricto en los surtidores donde se retuvo a por lo menos nueve vehículos indocumentados o con placa clonada que pretendían cargar gasolina. 

De esta reunión salió una nueva acta para el control de la venta de combustible en los surtidores en la cual establecen que varias instituciones formarán parte de comisiones de control de carné de identidad, de distancia de seguridad y de que el comprador sea viviente de Yapacaní

Por otro lado, el gobierno municipal emitirá una Ley Municipal Transitoria que respalde este nuevo intento de regulación de venta de gasolina en Yapacaní.