Escucha esta nota aquí

Se terminaron los contratos eventuales y se cumplieron 90 días sin cobrar salarios. El drama de trabajadores -médicos, enfermeras y auxiliares- del hospital Japonés se acentúa, según explicó la directora de este nosocomio de tercer nivel, Neisy Surriabre, al señalar que hasta ahora no hay una respuesta concreta  de las autoridades del Gobierno central, salvo un compromiso de palabra.

El presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Wilfredo Anzoátegui, refirió que son al menos 600 trabajadores del sector que se quedan sin contrato y que dejarían espacios vacíos en la atención de hospitales y en la lucha contra el Covid-19.

Sin embargo, desde el hospital Japonés, la directora indicó que solo seis cesaron sus funciones y otros continúan debido a que no se puede abandonar a los pacientes y atender a la población es un compromiso que los motiva a seguir, pese a la emergencia sectorial. 

En el hospital Japonés se necesitan al menos 142 personas para la atención de pacientes; podrían ser más, pero las camas de terapia intensivas no están equipadas al 100% para recibir pacientes. De 54 camas posibles, solo están habilitadas 35 y todas están ocupadas, con pacientes en lista de espera para acceder a alguna.

Hace dos días, el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Erwin Viruez, señaló en una entrevista con EL DEBER que la "falta de responsabilidad del Gobierno" no será motivo para cerrar las terapias intensivas y que se están buscando recursos y mecanismos para dar certezas a los profesionales de salud.

"La política de salud es una prioridad y ninguna terapia intensiva dejará de funcionar. Los recursos humanos van a ser comprometidos", sostuvo Viruez, agregando que esta medida fue un pedido del gobernador Luis Fernando Camacho, por lo que se buscará la forma para que los profesionales del sector sanitario mantengan sus contratos.

Si bien la Gobernación se hace cargo de la mitad de los contratos eventuales, es competencia del Gobierno central dotar de recursos humanos a cada región, así como infraestructura y financiamiento sostenible para tener un sistema sanitario en condiciones, según Viruez.

Pero hasta ahora no hay nada concreto del principal y único responsable que es el Gobierno central, tampoco de la promesa de la Gobernación, pese a que no es su competencia directa.

El secretario Departamental de Salud, Fernando Pacheco, anunció en días pasados un compromiso del Ministerio de Salud para renovar los contratos, pero todavía no se formalizó nada.

Surriabre sostuvo que el personal está listo para continuar cumpliendo sus funciones, pero esperan que el Gobierno formalice su compromiso y sea responsable con lo que corresponde en la extensión de contratos y otros. 

"Solo tenemos compromisos verbales, como varios de los que hemos recibido hasta ahora", precisó en una entrevista con Unitel. Mientras tanto,el persponal de salud continuará con sus labores, ya que hay gente esperando recibir atención y "son pacientes críticos, no se los puede dejar de atender".

Comentarios