Escucha esta nota aquí

La semana que se fue, organizaciones de la sociedad civil de Santa Cruz alzaron la voz para cuestionar la destrucción del parque ecológico metropolitano del río Piraí y para proponer medidas de reparación. Ese es resultado de la acción de organizaciones como la Plataforma por el Medio Ambiente y la Vida, el Colectivo Árbol, la Revolución Jigote del Centro de Estudios para el Desarrollo Urbano y Regional (Cedure), a las que se sumó el Comité pro Santa Cruz, que organizó un foro con autoridades nacionales, departamentales y municipales.

Frente a 335 acciones de delitos e infracciones ambientales identificadas por el Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi) para 2016, entre asentamientos en el cordón, basurales y descargas de aguas negras y extracción ilegal de áridos, por ejemplo, el Colectivo Árbol propuso cinco medidas para frenar el daño y restituir las condiciones naturales del parque.

“Una pausa ecológica controlada, estudios de línea base social y ambiental, un diagnóstico biofísico y georreferencial del cordón ecológico, la elaboración de un plan maestro de la cuenca del Piraí y estudios de prefactibilidad de obras”, explicó Eliana Torrico, una de las voceras de esa agrupación.

Más propuestas

Asimismo, el Comité pro Santa Cruz, a la cabeza de Fernando Cuéllar, planteó 11 tareas para protección del parque metropolitano del Piraí, entre las que resaltan que las autoridades y la sociedad civil deben articularse de manera armónica para preservar el cordón ecológico, buscar un punto de equilibrio en el desarrollo de las ciudades aledañas al río de modo que el progreso urbanístico no se vea coartado y pedir informe a la autoridad competente para saber quiénes son los dueños de las riberas del río Piraí.

Comentarios