Escucha esta nota aquí

Los incendios generados en territorio brasileño y que cruzaron la frontera hacia la zona del Canal Tamengo, amenazando un cargamento de combustible en Puerto Gravetal, logró ser sofocado gracias a una labor conjunta de los tres niveles de Gobierno. No obstante, esta zona de Puerto Quijarro declaró emergencia municipal y empieza a cuantificar daños. 

La responsable de Medio Ambiente de Puerto Quijarro, María René Barrancos, explicó que, desde inicios del mes de agosto ardieron cerca de 11.000 hectáreas a causa del fuego y el humo se hace sentir en todo el municipio. La principal preocupación se centró en el fuego que se acercó a menos de un kilómetro de un cargamento de 40 millones de litros de combustible.

"Se ha controlado el incendio que había en el Canal Tamengo y que amenazaba las barcazas con carga (principalmente Puerto Aguirre y Gravetal, donde se encuentra también el combustible). El trabajo del sector privado, las Fuerzas Armadas, el municipio, Defensa Civil y la Gobernación fueron de ayuda", especificó Barrancos.

Tomando en cuenta que el fuego puede permanecer en la zona baja de los campos, desde la Alcaldía de Puerto Quijarro indicaron que se abrieron brechas para frenar el avance de las llamas si es que los incendios se reactivaron. Para ayudar en la tarea,   bomberos de la Gobernación se trasladaron hasta el lugar para verificar los focos de calor.

El responsable de Control de Incendios de la Gobernación, Jorge Adriázola, informó que se enviaron equipos de emergencia para atender este escenario, así como herramientas e instructores para trabajar con otros actores del comité de crisis que se conformó para realizar labores de mitigación del fuego.


"Tenemos allá un equipo para ayudar a las estrategias y el control del fuego. Hasta el momento se tienen algunos focos activos, pero se espera que sean controlados en estos días. La mayor parte del fuego está en el lado brasileño", detalló Adriázola.

Por su parte, la secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación, Cinthia Asin, explicó que algunas zonas son de difícil acceso y el control del incendio se complica. Eso conlleva a que el fuego se expanda con mayor rapidez y por eso se exige la acción inmediata del comité de crisis, en el que también se incluyen empresas privadas, la estatal YPFB y bomberos voluntarios.

Asin también señaló que se presentan incendios en los municipios de Puerto Suárez y San Matías, también ubicados en la frontera con Brasil. Se considera que el origen de estos fenómenos se dio en territorio brasileño.