Escucha esta nota aquí

El conflicto desatado en la Alcaldía de Warnes tiene a este municipio  con dos figuras políticas que se declaran alcaldes. Se trata de Benedicto Choque y Vanessa Uriona, ambos de línea masista, quienes reclaman el sillón municipal. La situación llevó a una supuesta toma de la Alcaldía por parte del grupo de Choque.

La situación se inició cuando Uriona llegó a la Alcaldía para "recuperar" el despacho de la Alcaldía y argumentó que tras la renuncia de Mario Cronenbold y de la interina Juana Araúz, el Concejo optó por designarla como alcaldesa de Warnes, pero faltaron documentos para acreditar su investidura.

"Yo soy alcaldesa sustituta gracias a la confianza del Concejo Municipal. Solo se pierde un mandato con el fallecimiento de la autoridad, la renuncia o tener una sentencia ejecutoriada, lo que no aplica en ningún caso. No me quieren entregar las actas legalizadas para habilitar mi firma y es porque hay ambiciones de poder. Los únicos que se perjudican son los warneños", expresó Uriona.

Hace cuatro días, Choque anunció que fue nombrado como máxima autoridad por el Concejo, que lo eligió de manera unánime. El político tiene experiencia en cargos públicos, puesto que fue presidente del Concejo.

​La secretaria del Concejo, Gabriela Justiniano, sostuvo que el único alcalde es Benedicto Choque, puesto que fue electo por nueve concejales y hay una resolución que respalda esta figura.

"Aquí hay una persona que infringe la norma (Uriona) y si los concejales deciden quitarme el voto de confianza, es la única forma para que ella retorne al despacho de alcalde. Lo que hace ahora es ilegal y lo que puede generar es más violencia", manifestó Choque, quien advirtió que sentarán una denuncia en contra de Uriona.

"Me han tumbado y le han mentido a los concejales. Eligieron a Benedicto Choque sin ningún argumento legítimo. No tengo nada que esconder, pueden fiscalizar  y las organizaciones que están molestas es porque no pueden vulnerar la ley", expresó por su parte Uriona, quien apuntó que la situación generó llamadas de atención desde las altas esferas masistas.