Escucha esta nota aquí

Este mediodía, Julio César Herbas, se presentó de manera voluntaria en la Fiscalía Departamental para declarar por los 800 ítem fantasmas en la pasada gestión de la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra. El exfuncionario municipal, es uno de los siete procesados de este proceso penal y él primero en presentarse en calidad de denunciado para brindar su testimonio.

“No tengo nada que esconder. Voy a colaborar a la justicia, ya ustedes se van a enterar de lo que voy a decir”, fueron las únicas palabras que dijo Herbas antes de ingresar a las oficinas de la Fiscalía, acompañado de su abogado defensor.

El extrabajador de la Alcaldía no había sido notificado para declarar y su presentación la hizo de manera sorpresiva este miércoles. De hecho, el martes la comisión de fiscales, compuesta por Yolanda Aguilera, Marcela Terceros y Mirtha Mejía, allanó su vivienda durante los operativos de búsqueda de Antonio Parada Vaca, exsecretario de Recursos Humanos.

En el lugar se encontró un arma de fuego, según el reporte policial.

Según los registros de la Alcaldía cruceña, Herbas ingresó a a trabajar como 'Encargado B' con un salario de Bs 4.485 y en 2018 llegó a ganar un haber básico de Bs 6.239. 

Pero ¿Cuál es su relación en este caso y por qué se lo está investigando? Según los testigos claves, Herbas era el encargado de reclutar a las personas para que presten sus nombres para los ítems fantasmas.

Reclutaba a trabajadores y cobraba los sueldos

Las declaraciones de los testigos, que se encuentran en el cuadernillo de investigación de la Fiscalía, develan que Julio César Herbas empezó a captar a sus amigos de confianza con los que jugaba fútbol desde el año 2014. Les ofrecía trabajar en la Alcaldía y les pedía sus documentos personales para hacer la solicitud de contrato.

Las personas eran contratadas por el municipio, pero muchas de ellas se enteraron meses después que habían sido aceptadas y cuando hacían sus reclamos Herbas les ofrecía pagar 300 bolivianos “sin hacer nada”, es decir sin trabajar. 

Además, les daba Bs 50 más si metían a otras personas de confianza en los “’ítems fantasmas”, como si se tratase de una red piramidal.


“Ellos nos hablaron de un sueldo básico, de Bs 2000 o 3.000. Yo con el tiempo fui atando cosas y me percaté que en mi cuenta ingresaban montos de Bs 6.000 y había meses que en mi cuenta tenía Bs 14.000 y al día siguiente no tenía nada. Yo no gestionaba nada de eso. Yo por cumplir con un trato de palabra no reclamaba. Julio Herbas alegaba que primero hay una estructura a la que se le tenía que dar de comer para que luego tengamos el ítem. El trato era que nosotros le teníamos que dar un tiempo de gracia para que ellos ganen utilizando nuestro nombre y luego el ítem quedaba con nosotros”, explicó a EL DEBER, uno de los testigos claves del caso.

Herbas también era la persona que supuestamente cobraba los sueldos y les entregada en efectivo y de manera personal los Bs 300 a cada uno de los involucrados en los ítems fantasmas.

“Julio Herbas nos lo entregaba en físico, nos buscaba y nos entregaba. Ese era el trato que nunca nos causen un problema. El trato también era que nosotros nunca vayamos a la entidad bancaria donde supuestamente nos pagaban. Nosotros confiamos en que nos iban a dar el trabajo, ese fue el motivo de todo”, contó el testigo.

Además, las declaraciones coinciden en que Herbas era uno de los hombres de confianza de Antonio Parada, el exsecretario de Recursos Humanos y el principal investigado en este caso. 

Los otros miembros del entorno de Parada, son los exfuncionarios; Javier Carrasco y Javier Cedeño, quienes también están investigados.

El fiscal Roger Mariaca, informó que los delitos por los que se acusa a Herbas son: incumplimiento de deberes, legitimación de ganancias ilícitas, conducta antieconómica y contratos lesivos al Estado. Añadió, que la comisión de fiscales determinará si lo aprehende o lo deja en libertad para volver a citarlo.

Comentarios