Escucha esta nota aquí

La cuarentena dinámica dispuesta para el lunes supone el retorno del transporte público a las calles cruceñas. Micros y taxis circularán de acuerdo al número de terminación de la placa. Los radiomóviles alistan sus centrales para recibir llamadas y recuperar los clientes habituales.

La Asociación de Radiomóviles de Santa Cruz representa a unas 40 o 50 empresas “de las más tradicionales”, aclara su presidenta Iris Caballero. En total, antes de la cuarentena, eran unos 5.000 vehículos adscritos, “pero ahora es difícil saber cuantas unidades saldrán a trabajar”.

El retorno a la actividad ha supuesto que los radiomóviles se adecuen a las disposiciones de bioseguridad. Ha sido un trabajo realizado junto a la Alcaldía cruceña para definir las medidas requeridas y la forma de implementación de las mismas. Además, Caballero señala que el control por parte de las empresas será riguroso.

Los vehículos contarán con una mampara que separe ambos espacios. Los pasajeros, máximo dos por vehículo, deberán situarse en la parte de atrás, en unos asientos recubiertos por plástico grueso o cuerina. “Todos deberán utilizar el barbijo y, al ingreso, recibir alcohol en gel”, destaca la representante de los radiomóviles.

Un bolsillo inserto en la mampara permitirá a los pasajeros cancelar el pasaje.

Después de más de 100 días sin poder trabajar, este lunes “será como empezar de cero. Ya les hemos indicado a nuestros asociados que es un empezar de nuevo y debemos conquistar otra vez al cliente”. Se ha instruido a cada asociado que respete las tarifas establecidas o que pueda rebajarlas un poco porque “la crisis ha afectado a todos”.

Hasta el momento desconoce la cantidad de unidades que retornarán al servicio. Durante la cuarentena, varios conductores se han dedicado a otras actividades o, en otros casos, han optado por no salir para evitar los contagios.