Escucha esta nota aquí

En horas de la madrugada de hoy, el recluso Eduardo Ferreira, de nacionalidad brasileña, intentó darse a la fuga del régimen de máxima seguridad de la cárcel de Palmasola, denominado PC-7, pero no lo consiguió porque quedó atrapado dentro del recinto carcelario.

El hecho fue confirmado a EL DEBER por el gobernador de la cárcel, coronel Wilfredo Coca. Resulta que el recluso logró salir de su celda de alta seguridad y traspuso la barda del PC-7, pero no le sirvió de mucho porque quedó dentro del alto muro perimetral que encierra toda infraestructura del penal.

Los policías encargados de la seguridad interna y externa del recinto fueron alertados de la tentativa de fuga e inmediatamente procedieron a su captura. El interno fue aislado en el ‘bote’, una estrecha celda de castigo, en la que encierran a los autores de actos de indisciplina, según señalan las disposiciones de Régimen Penitenciario cuando se presentan estos casos.

El gobernador Coca explicó que se trata de un interno procesado por un delito penal y, por ser considerado de alta peligrosidad, además, por la comisión de actos de indisciplina, fue recluido en el PC-7. Este nuevo hecho delictivo se adjuntará a los antecedentes del reo, que será procesado por intento de escape.

La autoridad policial del penal aseguró que en Palmasola, la más poblada del país con casi 6.000 internos, rige mayor control con apoyo del Comando Departamental de la fuerza del orden, para evitar fugas.

Comentarios