Escucha esta nota aquí

Un equipo médico recomendó una operación a corazón abierto para el exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Gonzalo Medina, que el miércoles por la tarde fue trasladado de emergencia desde Palmasola hasta el centro médico, donde está internado con la custodia de más de una docena de policías.

La salida de la cárcel fue autorizada por la jueza cautelar Carla Lorena Áñez, que tiene el control jurisdiccional del caso en el que está involucrado Medina, por sus supuestos nexos con Pedro Montenegro, hombre que fue extraditado a Brasil por una causa en su contra por tráfico de sustancias controladas, en la que lo identifican como proveedor de droga de una organización criminal brasileña.

El abogado Fernando Medina, hermano del procesado, aseguró que Gonzalo lamentablemente padece de una enfermedad coronaria, taquicardia y otras afecciones cardiacas.

Señaló que necesita una operación urgente, que ya fue estabilizado por el equipo médico y que el calor que tuvo que soportar cuando fue llevado hasta una audiencia que no se realizó, descompensó al exjefe policial.

“En Palmasola no tiene ninguna atención médica es imposible y debe permanecer en la clínica. Por mí que no lo operen, porque no queremos correr riesgos, pero al final esa será una situación que la familia defina”, manifestó el jurista.

Al momento de referirse al proceso que la Fiscalía le sigue a su hermano, por sus supuestos nexos con Montenegro, el jurista afirmó que todo es una confabulación en la que estarían involucrados incluso algunos de sus propios camaradas del exdirector de la Felcc y aseveró que no existe ninguna prueba en contra de su familiar.

“Mi hermano está preso diez meses injustamente y ha pasado los momentos más duros en la cárcel”, dijo Fernando Medina.

Fuerte custodia policial

La presencia de Medina en el centro asistencial, que está a un par de cuadras de la plaza 24 de Septiembre, movilizó a varios agentes que han montado una fuerte custodia de hombres armados y de civil, que en más de una docena están dentro y fuera de la habitación que ocupa el excoronel.

EL DEBER ingresó en los ambientes del centro asistencial y pudo observar la presencia de policías de Inteligencia vestidos de civil, así como de miembros del DACI, unidad de élite de la Felcc, además de algunos agentes del Comando Departamental de la Policía y del penal de Palmasola.

Nadie puede ingresar al lugar sin antes ser revisado por los policías, que son relevados de forma periódica por sus unidades.

Por otra parte, para la tarde de hoy estaba fijada una audiencia de solicitud de cambio de medidas cautelares en el juzgado de Carla Lorena Áñez, quien deberá definir esta solicitud hecha por los abogados de Medina.

Se conoció que no se notificaron a todos los involucrados en el proceso, razón por lo que es casi un hecho que no se realizará.

Comentarios