Escucha esta nota aquí

Carlos Peralta Aguilera salió de la cárcel de Palmasola después de permanecer 19 años preso sin recibir condena. Este trámite que no había podido ser ejecutado en casi dos décadas se lo realizó en tiempo récord luego de que EL DEBER publicara este lunes su caso.

Poco antes de que fuera puesto en libertad, el presidente del Tribunal de Justicia, Efraín Cruz, decía a un canal de televisión: “No hay una responsabilidad por parte del Órgano Judicial de que este señor esté detenido hasta la fecha”.

Sin embargo, el ministro de Justicia, Héctor Arce, lo contradecía y por un comunicado de prensa de esa cartera de Estado, se conocía que fue necesario un ‘tuitazo’ del ministro para que se identificara “el error administrativo”, se realizaran “las actuaciones correspondientes” y se solicitara “la liberación inmediata de la persona en cuestión”.

A decir del Ministerio de Justicia, Aguilera había sido acusado de participar en un robo agravado por lo que el 7 de octubre de 2000 fue enviado a Palmasola con detención preventiva.

El 2 de agosto de 2004, detalla el comunicado de esta cartera de Estado, “se dictó su mandamiento de libertad por cumplimiento de condena el cual no pudo efectivizarse porque, aparentemente, en su archivo figuraba otro mandamiento de detención; sin embargo, se trataba de la misma causa que había sido aperturada en dos juzgados diferentes”.

Después de 19 años de permanecer dentro de los muros de uno de los penales más peligrosos y hacinados del país, Carlos Peralta Aguilera se reencontraba con su familia, pero en libertad.