Escucha esta nota aquí

Este año, en el que la pandemia de coronavirus azota al país, se registra una leve disminución de los casos del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH-Sida). De enero a septiembre se han registrado 670 nuevos infectados, mientras que en el mismo periodo del año pasado ya bordeaban los 900.

Para las autoridades esto no se puede calificar aún como un avance, sino que hay que esperar hasta fin de año para determinar la evolución de la epidemia porque esta reducción no puede ser precisamente producto de la disminución en la transmisión del virus, sino que más bien se debe a que la gente no está acudiendo a los hospitales por temor al coronavirus.

Un dato que es considerado alentador por las autoridades es que este año 35 embarazadas tuvieron a sus bebés sin transmitirles el virus, es decir, las criaturas nacieron sanas.

Transmisión

El 2019 fue un año crítico para el país en el control del VIH-Sida, pues se registró un aumento del 30% de los casos nuevos con la relación al 2018. A escala nacional, el mayor riesgo sigue siendo el de las personas de entre 15 y 34 años; mientras que los más afectados son los hombres, la relación es dos a uno, es decir, por cada dos varones infectados se reporta una mujer.

En cuanto al reporte departamental, este año, hasta febrero, es decir, antes del inicio de las restricciones por la pandemia de coronavirus y días previos a la fiesta del carnaval, se reportaron 217 casos nuevos en la región cruceña. A estos se suman 453 casos registrados durante la cuarentena, haciendo el total de 670. En todo el 2019 la cifra de contagios llegó a 1.197 en Santa Cruz.

El responsable del centro de Vigilancia Departamental para Referencia de Casos de Infecciones de Transmisión Sexual para VIH y Sida (Cedevir), Gonzalo Borda, señaló que “hay que estar alerta el resto del año sino aparecen de golpe los casos. Esperemos que este año no sea igual al 2019, vamos a ver qué pasa en noviembre y diciembre, ahora que ya pasaron las elecciones”, remarcó.

Por su parte, el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Marcelo Ríos, remarcó que este año, por las restricciones debido a la pandemia, hubo menos consultas, por lo que se “captó menos pacientes, pero eso no significa que hayan descendido los contagios”.

Desde finales de marzo hasta inicios de agosto, en el país estaba vigente una cuarentena estricta, con la que se limitó al mínimo la circulación de personas y las concentraciones.

La representante de la fundación Redvihda, Martha Banzer, señaló que en este periodo estricto se tuvo ciertas dificultades porque las personas que viven lejos no podían llegar a recoger sus medicamentos o porque, por diversos motivos, estaban fuera de la ciudad antes de regir la cuarentena y ya no pudieron volver.

“Si uno acudía a un centro de salud y no era por Covid-19 no te atendían”, denunció la activista por los derechos de las personas con VIH-Sida.

Sin embargo, tanto Ríos como Borda indicaron que los centros de salud autorizados contaron en este periodo con el stock suficiente de medicamentos para que los pacientes no interrumpan su tratamiento.

Dificultades en cuarentena

Banzer agregó que otra dificultad que aún persiste es la demora en la entrega de los resultados de los exámenes de rutina para detectar la carga viral de este grupo de la población.

“Por la cuarentena no se estaban realizando estos estudios que permiten hacer seguimiento al paciente, es decir, por cuatro o cinco meses no se realizaron y ahora se acumuló tanto que hay dificultades. El resultado está demorando al menos dos meses. Eso hace que la gente se desmotive y se bajen sus defensas”, sostuvo.

Estos exámenes se deben realizar cada seis meses, las personas que tienen VIH-Sida. En la actualidad, además del Cedevir, se realizan en el hospital San Juan de Dios de la capital cruceña y en el hospital de tercer nivel del municipio de Montero.

Atención en la actualidad

Borda remarcó que en el departamento hay 82 centros desconcentrados, distribuidos entre el sistema público y seguridad social. “Esta distribución genera más facilidad para que los pacientes no suspendan su tratamiento, pese a la cuarentena u otras limitaciones que tengan. Ellos tuvieron acceso al medicamento en todo momento”, insistió.

La autoridad de salud señaló que poco a poco se irá normalizando la atención de todos los centros, al ir ampliando sus horarios para recibir a pacientes.

El Programa de VIH-Sida tiene reportado en el departamento de Santa Cruz, más de 11.000 personas con VIH-Sida desde la gestión 1986, cuando se identificó el primer caso.

Ríos remarcó que entre los grupos más afectados están los jóvenes, por ellos se tiene como objetivo incentivarlos a que participen en la reducción del estigma y la discriminación.

Agregó que, de igual forma, se busca trabajar en la consejería con las familias para que se adhieran a la lucha contra esta condición y no aíslen a sus familiares infectados porque ellos pueden llevar una vida completamente normal en lo familiar, social y económico.

Datos

En Santa Cruz

Cada año en el departamento se reportan cerca de un centenar de fallecidos por VIH-Sida, enfermedad que junto a la tuberculosis solían ser las que más decesos provocaban. Este año las superó el coronavirus, que a la fecha tiene 4.260 fallecidos.

Distribución

La capital cruceña es la que concentra la mayor cantidad de casos cada año en el departamento. De acuerdo al reporte, en el 2019 se evidenció un incremento igual en el municipio de Montero, con 242 nuevos casos, por lo que esa ciudad ocupó el segundo lugar con más casos en el departamento.

A diciembre del 2019

Las autoridades departamentales resaltaron que la mayor cantidad de personas se detectan en etapa VIH, es decir, tienen más posibilidades de responder favorablemente al tratamiento.

Comentarios