Escucha esta nota aquí

Su singular belleza y su encanto único caracterizado por sus vivos colores ha convertido a los tucanes en blanco de personas que buscan capturarlos para comercializarlos o para tenerlos de mascotas en sus hogares, situación que ha causado la muerte en varios de estos ejemplares.

Jerjes Suárez, veterinario de Roboré, denunció a EL DEBER que desde agosto más de una veintena de tucanes han sido ultimados en municipios aledaños de la zona (Roboré, El Carmen y Puerto Suárez). El experto dijo que la mayoría ha perdido la vida a consecuencia de impactos de balines de barro.

Los tucanes están migrando porque están destruyendo su hábitat, estos llegan a las ciudades y son boleados (atacados con balines de barro) y como tengo los equipos necesarios los traen a mi consultorio, lamentablemente la mayoría llegan maltrechos y se mueren”, señaló.

Por otra parte, manifestó que hace poco rescató a un tucán que era ferozmente atacado por una jauría de perros; sin embargo, tras recuperar al ave, esta fue robada de su consultorio y vendido a un empresario turístico de la zona.

El veterinario cree que la hermosura de estas aves se ha convertido en su condena, porque todos al verlos quieren capturarlos a cualquier modo, además, sabe que hay personas que están tras el inconfundible pico de intenso naranja de los tucanes. 

“Hace rato, en mi consultorio, un joven se quiso llevar el pico de un tucán que recién murió, porque según, hay personas que convierten en polvo el pico, dicen que funciona como anticoagulante, eso es lo que dice la gente acá”, denunció. 

Ante esta situación, Suárez considera que es necesario que las autoridades de los municipios, del departamento y del Ministerio de Medio Ambiente tomen cartas en el asunto y fomenten campañas de comunicación apuntando a la educación y la preservación de estas especies