Escucha esta nota aquí

La crecida de los ríos a consecuencia de las recientes lluvias ha afectado zonas de cultivo y movilizado a muchas familias que han visto inundadas sus viviendas. Las labores de rescate se intensificaron durante el fin de semana para atender a personas que quedaron aisladas por el turbión.

Seis comunarios de Tawantinsuyo, comunidad  a 120 km de Yapacaní, fueron sorprendidos por la crecida del río. Cuatro varones y dos mujeres quedaron aislados en sus chacos y se requirió la labor del equipo de rescate de la Alcaldía y de la Gobernación para sacarlos y trasladarlos a un lugar seguro.

"Seis horas por tierra y dos horas por agua tuvimos que recorrer para llegar al lugar donde quedaron atrapadas las 6 personas que, por la distancia, no se enteraron de la alerta ante la crecida del río", informó el responsable de la Unidad de Gestión de Riesgo, José Manuel Ignacio Fita. 

De las seis personas rescatadas, tres fueron llevadas a un centro de salud para ser atendidas ya que estuvieron expuestas a bajas temperaturas.

Según informó Fita, la lluvia del 19 y 20 de agosto causó la crecida del río Yapacaní hasta los 5,16 metros y el caudal llegó a la cuenca baja dos días después, sorprendiendo a los comunarios, que quedaron aislados, pero fueron rescatados el fin de semana.

Propone declaratoria de desastre

Una comisión se trasladó hacia el Territorio Comunitario de Origen (TCO) Yuracaré Mojeño, afectado por el rebalse del río Ichilo, donde unas 350 familias, que viven en sus riberas, habrían sido afectadas por la riada. 

La crecida del río, debido a las lluvias torrenciales que afectaron al departamento, elevó el nivel del agua hasta los 13 metros, detalló a Fita. Asimismo, informó que no se descarta la declaratoria de zona de desastre . 

Este desborde afectó a viviendas, cultivos y crianza de animales en 20 comunidades. Las autoridades de la Gobernación realizan la evaluación de daños para brindar ayuda a los afectados.