Escucha esta nota aquí

Fogosiño, un monito bebé que fue rescatado por los voluntarios contra el fuego hace dos días en la zona El Ticho, en Concepción, donde hay un incendio de magnitud hace más de tres semanas, está en proceso de recuperación. Ayer se lo trasladó a un albergue en San Ignacio de Velasco.

El animalito tiene las manos y las axilas quemadas, aunque levemente. Sus dos problemas principales son una severa deshidratación y anorexia. 

La jefe de la Unidad de Tierras Bajas de la Dirección General de Biodiversidad y Áreas Protegidas, del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, Paola Montenegro, explicó que, debido al estado en el que está Fogosiño se prevé que su proceso de recuperación demorará varios días.

Este trabajo lo realiza el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, el zoológico municipal de Santa Cruz de la Sierra y Ser Fauna, en coordinación con los municipios de Concepción y Ignacio de Velasco, la sociedad civil Fundación Yindah y Alas Chiquitanas. 

Esta semana igual en Concepción, en la zona de la reserva municipal Copaibo, el grupo de bomberos Quebracho rescató a una tortuga de la zona afectada por incendios desde inicios de agosto. El comandante de este grupo, Diego Suárez, explicó que la encontraron próxima a la línea de fuego, por lo que se le brindó asistencia y se la volvió a reinsertar en otra zona más segura de la misma reserva. 

Liberan a Maní y Guayaba

Montenegro explicó que esta semana también se liberó a Maní y a Guayaba, dos tortugas rescatadas hace más de dos semanas de las zonas de incendio en Chirimoya, municipio de San Ignacio de Velasco. 

Ambos animalitos fueron liberados a 120 kilómetros de la zona urbana, donde hay una propiedad privada extensa en la que se identificó la presencia de varios animales más. 

Actualmente, junto a Fogosiño aún está Chirimoyo, otra tortuga rescatada en San Ignacio y que aún está en proceso de recuperación. 

"Aún Chirimoyo tiene algunas quemaduras y todavía no está recuperándose correctamente", explicó.