Escucha esta nota aquí

El humedal se encuentra en la G77 casi 9no. anillo y permite la regulación de las aguas en los barrios aledaños. Una veintena de capiguaras viven en la zona y se refugia en el curichi como su hábitat propio. Aves y otros animales también acuden para beneficiarse de las aguas que se acumulan en el curichi.

Ruddy Valverde, director de Medio Ambiente del municipio, detalla que se pudo evidenciar que los animales están en malas condiciones, con un deterioro en su calidad de vida, lo cual se puede percibir por su lento caminar y su color que no es común. Eso indica que su salud está deteriorada.

Tras las denuncias vecinales por el arrojo de escombros y basura en la zona, el municipio ha instruido que se recupere el área y se sancione a las personas que continúen botando desechos.

Valverde antepone la vida de los animales como primera labor. Desde mañana se activará un plan de rescate y evacuación de las capiguaras. La labor se ejecutará junto a la Dirección de Emergencia Municipal y la Gobernación, a través de su programa de Zoonosis.

Durante cinco días se activará el plan de rescate de cerca de una veintena de las capiguaras antes de iniciar con la limpieza y saneamiento del lugar.

"Pedimos que nos dejen hacer el trabajo de rescate para llevarlas a un lugar de buenas condiciones. Mañana comienza la colocación de vallas dentro de la laguna, el traslado de los animales hasta el Curichi La Madre y el Zoológico", señala la autoridad municipal.

Una vez cumplido el plazo de rescate para los animales, Emacruz se encargará de  la recuperación del humedal tal y como lo solicitaron vecinos de la zona.

Comentarios