Escucha esta nota aquí

​El martes se reactivó el fuego en Copaibo y hoy se retiran los militares y bomberos que durante tres meses estuvieron combatiendo el incendio más prolongado de los que se han sufrido en la región.

David Mollinedo, alcalde de Concepción, municipio al que pertenece la reserva forestal, señaló que luego de reunirse con responsables del Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), de Defensa Civil y la Unidad de Gestión de Riesgo Municipal de Concepción se determinó que se retiren los efectivos y voluntarios porque ya no se cuenta ni con los recursos para seguir combatiendo el fuego ni con la predisposición de las autoridades nacionales para apoyar las tareas. A ello se suma la dificultad de las operaciones en una zona en la que se requiere del ingreso de maquinaria especial para apagar las llamas.

Hasta hace tres días, en el lugar aún trabajaba un contingente de soldados y la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT) había anunciado que enviaría maquinaria, principalmente cisternas, para coadyuvar con los trabajos.

El alcalde señaló que personal del municipio irá este sábado hasta el lugar con volquetas para retirar a los últimos 30 voluntarios que quedan.

Mollinedo responsabilizó a las autoridades del Gobierno de transición de que los recursos no se hubieran gestionado y lamentó que en estos últimos días manifiesten una indiferencia con el tema de los incendios en la zona.

“Estamos declarados en desastre nacional, la ayuda debería llegar de parte de Gobierno nacional, que es el principal responsable. Nosotros no tenemos los recursos ni la logística para enfrentar el siniestro. Lamentablemente, el ministro responsable no está. Parece que es porque todos se están yendo, pero acá el fuego sigue”, expresó el alcalde.

"Los incendios están distantes a 180 kilómetros de Concepción y hay lugares donde no hay agua, entonces no hay maquinarias para hacer ese trabajo, hay que abrir caminos, son reservas de difícil acceso. Nosotros hemos construido atajaos de agua, pero se han secado. Esto debe servirnos como lección para los próximos años, por el momento parece que tenemos que resignarnos a que el fuego se apague con la próxima lluvia nomás”, añadió Mollinedo.

De acuerdo a las proyecciones de la Alcaldía de Concepción, se calcula que en esta reserva se consumieron 120.000 hectáreas, desde el pasado 10 de agosto cuando se reportó el fuego.