Escucha esta nota aquí

Los agentes policiales de la unidad Anticorrupción sacaron a Angélica Sosa del hospital privado donde estaba internada y la trasladaron hasta las oficinas de la Fiscalía Departamental de Santa Cruz, para que preste su declaración informativa en calidad de denunciada por el caso de los 800 ítems fantasmas que se detectaron en la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra y que corresponden a la gestión de la propia exalcaldesa interina, según las denuncias.

Sosa fue aprehendida la tarde de este martes en un hospital privado que está ubicado en el tercer anillo interno, entre las avenidas San Martín y Busch. A ese lugar llegó en horas de la mañana para visitar a su padre, quien se encuentra en una sala de terapia intensiva. Dese allí, escribió en su cuenta de Facebook que “siempre daría la cara” en la investigación que se viene desarrollando por los 800 ítems fantasmas.

Esta publicación alertó a la comisión de fiscales compuesta por Javier Cordero, Marcela Terceros y Yolanda Aguilera, quienes llegaron a dicho hospital para ejecutar la orden de apremio que tenían contra la exautoridad edil.

Tras enterarse de este operativo policial, Sosa sufrió una descompensación, por lo que fue internada y un perito del Instituto de Investigación Forenses (IDIF), dependiente del Ministerio Público, llegó hasta el lugar para evaluar su estado de salud.

Joadel Bravo, uno de los abogados de la exalcaldesa, indicó que su defendida padece de una “afección” que pone en riesgo su estado de salud, por lo que dijo que los análisis médicos determinarán el tiempo que permanecería internada en el hospital. Sin embargo, la figura cambió al ser trasladada en torno a las 21:00 hasta la Fiscalía cruceña.

Los resultados del análisis forense no fueron develados, pero si se conoció que agentes de la unidad Anticorrupción trasladaron a Sosa hasta las oficinas de la Fiscalía Departamental, donde deberá prestar su declaración en calidad de denunciada. La semana pasada ya brindó su testimonio ante la comisión de fiscales, pero lo hizo como testigo.

Comentarios