Escucha esta nota aquí

Unos buscan informar, algunos inspirar y otros simplemente quieren expresarse. Tienen poder y lo saben. Sus cientos de miles o millones de seguidores en el ciberespacio se lo dan.

Las marcas los buscan para campañas comerciales y muchos de ellos también aportan en causas sociales. Conocé a estos ocho personajes, nacidos o criados en Santa Cruz, que reinan en las plataformas más usadas por los bolivianos, como Facebook, Instagram y YouTube. Esto según la encuesta Consumidor Digital Boliviano de Captura Consulting (CC) realizada en abril.

Susana Heredia abrió su página Los mejores Chistes que me contaron en Facebook, en 2013. Desde entonces sube una broma por hora. Empieza a las 7:00 y termina a medianoche. Actualmente tiene 2,2 millones de seguidores a quienes busca entretener. “Estamos llenos de malas noticias así que comparto cosas que alegran el alma y la gente me sigue por eso”, expresa.

La modelo Eliana González (@elugonzalez) busca inspirar a la gente. Comparte diariamente consejos y mensajes positivos con sus 265.000 seguidores de Instagram. “He vivido muchas situaciones fuertes y aprendí a seguir adelante. Me gusta que la gente crea en ella misma, ame sus diferencias y deje de lado los complejos”, comparte.

Los artistas también tienen gran presencia en las redes sociales, como en el caso de Chris Syler, que tiene 1,2 millones de seguidores en Facebook, logrados en casi una década. “Me considero influyente por mi arte y por mi carácter, pero no soy un youtuber ni un instagramer y menos un generador de historias de 15 segundos. Soy un artista”, dice.

Algo similar le sucede a Óscar Mario Paz, conocido como Bonny Lovy. El cantante seduce a sus suscriptores en YouTube con sus pegajosos temas, los que comparte aproximadamente cada medio año.

“Me inspira el legado que le puedo dejar a futuras generaciones. No soy un influencer, soy un productor que canta”, afirma.

Con un formato parecido a un reality show, Gabriela Zegarra y Ximena Zalzer (@ximzal) comparten vivencias, consejos estéticos, tips de maquillaje y anuncios comerciales. Ambas, fieles a su estilo irreverente y divertido, han convertido a su público -y a las marcas que trabajan con ellas- en parte de su familia.

Andrés Peredo creó su página Candrés Peredo en 2015. En ella comparte noticias y tendencias del mundo digital. “Quiero inspirar para que se pierda la vergüenza de empezar proyectos y que se animen a lanzarse a lo desconocido”, dice este abogado apasionado por la digitalización.

Y para finalizar esta lista se encuentra Bruno Ferrante, el actor que encarna al Camba Chuturubí, un personaje que rescata las costumbres orientales con mucho humor. “Busco compartir nuestra cultura y forjar valores. Esa es mi forma de rendir homenaje y agradecer a Santa Cruz por todo lo que soy”, expresa.

Influencers y ‘haters’

No se puede obviar que existe una remuneración económica por la información comercial que comparten. Con el alcance de sus páginas, son las marcas las que se tienen que adaptar a la ‘locura’ propia de cada uno de estos influencers.

Pero no todo es color de rosa en el ciberespacio. En ocasiones reciben críticas despiadadas por cualquier comentario que vierten. No están blindados, pero ya saben lidiar con el ‘odio’ que se destila en las redes. Ya no le hacen caso.

Comentarios