Escucha esta nota aquí

Berthy Vaca Justiniano - berthy.vaca@grupoeldeber.com

En actos protocolares simultáneos celebrados anoche, las máximas autoridades del departamento y del municipio capitalino festejaron los 459 años de creación de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, que vio la luz hace más de cuatro siglos un 26 de febrero de 1561 por insistencia del capitán español Ñuflo de Chávez.

El Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra hizo propicia la ocasión para distinguir con la máxima condecoración: la Cruz de la Orden del Capitán Ñuflo de Chávez que otorgó este organismo al padre Mateo Bautista García, un religioso español que, a lo largo de los años, ha hecho mucho bien en favor de los desposeídos sobre todo en el campo de la salud.

El homenaje se llevó a cabo en el Parque Autonómico, ante la ausencia del alcalde Percy Fernández por motivos de salud, pero con la presencia de autoridades locales, nacionales e internacionales, pues asistieron representantes consulares de varios países.

Reconocimiento

En la ceremonia, matizada con interpretaciones musicales autóctonas de artistas locales y danzas regionales, el historiador Víctor Hugo Limpias hizo una síntesis de la epopéyica creación de Santa Cruz convertida hoy en la ciudad más importante de Bolivia.

“Cuando llegué (en 2002), tardé poco en conocer la nobleza del pueblo cruceño, su hospitalidad, su generosidad; por eso me toca agradecer el apoyo que he tenido en estos años en la labor pastoral... Las campañas son un gran don para satisfacer una necesidad, pero también son una tragedia y deben tener un sentido crítico. Santa Cruz no es mendiga, no pueden estar haciendo campañas y kermeses cada día en cada esquina, cada domingo. Los cruceños no podemos seguir de mendigos en algo tan fundamental como es la salud”, expresó el padre Mateo ante el público, que le reconoció con un cerrado aplauso su tenacidad para conseguir que el Legislativo aprobara en primera instancia un presupuesto del 10% para la salud de los bolivianos.

Papel protagónico

En el acto de la Asamblea Departamental, realizado en el Centro de Educación Ambiental, la Sesión de Honor en conmemoración de los 459 años de fundación contó con la presencia del gobernador Rubén Costas y de invitados especiales.

Allí, recibieron la distinción Melchor Pinto Parada el epidemiólogo Roberto Torres, por sus más de 30 años de servicio en favor de la salud; el Club Social 24 de Septiembre por sus 100 años de existencia, y el reconocimiento póstumo a los bomberos Dylan Alberto Vega Cuéllar, Renzo Enrique Núñez, José Elmar Roca Núñez y Pablo Miguel Suárez Núñez, quienes fallecieron el año pasado durante los incendios en la Chiquitania.

El gobernador Costas y Hugo Salmón, presidente del órgano deliberante, coincidieron en señalar que el aporte de estos personajes al departamento ha sido significativo.

En cuanto a Santa Cruz, Costas indicó que su desarrollo en los próximos 20 años dependerá el futuro de Bolivia. Cree que su crecimiento está supeditado al desarrollo de las infraestructuras, a la interconectividad tecnológica, a la metropolización y a la sociedad del conocimiento.