Escucha esta nota aquí

Roboré celebra los 104 años de fundación con sencillos actos que recuerdan la efeméride y la presentación de una estatua que rinde tributo a la labor de bomberos voluntarios, municipales, departamentales, nacionales e internacionales que combatieron los incendios del pasado año.

La estatua representa a un bombero equipado con su traje ignífugo acompañado por un tucán y una paraba. El escultor cochabambino Wilson Said Padilla, que ya ha entregado otras 5 esculturas al municipio, es el autor de la obra.

La placa conmemorativa agradece “la valiente labor de los bomberos forestales” para quienes ser bombero es “un sentimiento de compromiso con la tierra que se ama”. También describe la difícil misión de los bomberos en condiciones sacrificadas.

Para el alcalde de Roboré, Iván Quezada, el monumento rinde tributo “al valor y valentía de los bomberos por el apoyo durante el combate a los incendios de 2019”. Mediante la ley municipal se reconoce a los bomberos como “custodio y guardián de la flora y la fauna” de la región.

“Es el mejor homenaje que Roboré ha podido hacer hoy, en estos 104 años, a esta gente que, sin medir esfuerzos, ha estado los dos meses combatiendo los incendios”, expresó la autoridad edil.

Además del acto de presentación de la estatua, el alcalde Quezada también inauguró una estación de agua potable que abastecerá a tres barrios del municipio.

Los actos festivos por el aniversario de Roboré se han concentrado en celebraciones religiosas y culturales debido a las restricciones por la pandemia que rigen en el país.