Escucha esta nota aquí

“El candidato a la Alcaldía es Roly Aguilera. Combina a la perfección esta renovación responsable, con capacidad, experiencia y honestidad”, dijo Rubén Costas casi al mediodía de ayer. Así, con la imposibilidad constitucional de reelegirse como gobernador, el líder de Demócratas anunciaba a su principal apuesta en las elecciones subnacionales de marzo de 2021 y marcaba al menos un punto aparte en su figura como candidato político. 

El hombre que ganó tres veces el gobierno departamental ahora se dedicará a liderar su partido y encabezará un intento de reconstrucción después del 4% en las elecciones fallidas de 2019 y tener que bajar su candidatura en las generales de 2020.

Al final de la tarde, en el Streaming de EL DEBER, Roly aguilera agradecía el voto de confianza para poder liderar a Demócratas en la carrera por el municipio cruceño, un territorio desconocido, ya que el partido verde nunca ha ‘corrido’ por la Alcaldía.

“Rubén una vez más demuestra que está al lado de su pueblo, con ese espíritu amplio y desprendido que ha tenido a lo largo de su liderazgo para renovarnos, para poder dar oportunidad permanente a liderazgos jóvenes y el gobernador ha expresado en un principio que iba a terminar su gestión y que ha expresado esa magnanimidad para escuchar y estar a la altura de los tiempos que exige Santa Cruz, en base a una renovación”. dijo Aguilera.

Así, el ingeniero civil, hijo de Rolando Aguilera, el hombre que además de la Tahuichi construyó varias de las principales infraestructuras de la ciudad, se une a la carrera por el sillón edil a otros postulantes ya confirmados, como la alcaldesa interina Angélica Sosa (Santa Cruz Para Todos), Omar Rivera (Movimiento Tercer Sistema), Roberto Fernández (ASIP), Jhonny Fernández (UCS), Gary Áñez (Ganamos) y probablemente Adriana Salvatierra (MAS).

La presentación

Costas comenzó la presentación de Aguilera repasando lo que dejaba como herencia. Dijo que en los últimos años Santa Cruz mejoró y creció y que Demócratas contribuyó para ello. Fue tan atrás que llegó a 2004 cuando comenzó el pedido de autonomía, logro del que declaró a su partido como coautor.

Luego habló de carreteras construidas, de hospitales, equipamiento y personal médico para luego reconocer que falta mucho por hacer; “pero nadie puede negar que Santa Cruz creció y avanzó con esfuerzo propio, nadie nos regaló nada”, dijo.

Luego comenzó la presentación de Roly. Describió una situación muy difícil y dijo que pondría los intereses personales a un lado para elegir a los mejores hombres y mujeres para conducir la ciudad y el departamento. “Renovarnos y unirnos eso fue lo que decidimos, tengan la seguridad de que Santa Cruz tiene líderes jóvenes”, añadió.

Luego habló Roly y prometió trabajar para reactivar la economía en la ciudad.

 Su nuevo rol

Por la tarde, Aguilera habló sobre el nuevo rol de Rubén. Se parecerá al de Evo Morales en el MAS, comandando al partido. “Nos va a liderar para que Santa Cruz ocupe el sitial que merece dentro de nuestro país, para que podamos nosotros, como cruceños y bolivianos, salir de esta crisis y continuar guiándonos”, dijo.

El nuevo camino de Costas indica que terminará su gestión como gobernador (“una gestión extraordinaria, de capacidad, de gestión transparente y de servicio”, elogió el candidato a alcalde).

Para Aguilera, Costas ha mirado más allá, con visión de líder, no con el interés personal de un caudillo y permitió que ‘cuadros’ como él crecieran a su lado hasta asumir un nuevo rol.

Más temprano, el mismo gobernador se había referido a su nuevo rol. “Rubén está con ustedes, Rubén va a estar con ustedes, voy a trabajar para que Santa Cruz lidere la política nacional, con propuestas, iniciativa y con otra forma de hacer política”, prometió.

Hasta hace unos años, según declaraciones de dirigentes de Demócratas como Vladimir Peña, ese liderazgo cruceño de lo nacional pasaba por Rubén Costas como candidato a la Presidencia en 2019, algo que al final no se dio, ya que ante la falta de alianzas que le garantizaran competitividad, Demócratas llevó a Óscar Ortiz como candidato.

Costas destacó que en sus 15 años al frente del departamento había liderado al pueblo sin reprimir y con las manos limpias. Casi sonó como un informe de salida, pero pronto se puso como reto llevar al cruceño a un escenario más nacional. “Nos espera nuestra patria”, dijo.

¿Y la Gobernación?

“En las próximas horas, Demócratas anunciará su decisión sobre el candidato a gobernador de Santa Cruz que tiene la misión de seguir haciéndolo próspero”, anunció Rubén y enseguida confesó que están dialogando y buscando consensos para, en poco tiempo, “anunciar la unidad tan anhelada”.

En realidad, el cronograma de reuniones de Demócratas indicaba que el 15 de diciembre el Comité Ejecutivo departamental debía elegir al candidato a gobernador, algo que fue reemplazado por una propuesta de alianza con Creemos, nacida de un grupo grande de dirigentes y alcaldes del partido.

Consultado al respecto, Aguilera explicó que están buscando acercamiento con varias fuerzas y que en Santa Cruz se necesita un reencuentro entre los cruceños, redescubrir las cosas que tienen en común por encima de sus diferencias. Negó que una las bases del acuerdo con Creemos era que Costas no fuera a la Alcaldía y que en realidad es el gobernador el que impulsa el acercamiento con otras fuerzas.

Según información proporcionada por otros dirigentes de Demócratas, la negociación con Creemos tiene como uno de sus miembros a Aguilera y al exconcejal Manuel Saavedra. Vladimir Peña no ha participado de los últimos encuentros. De prosperar, Demócratas apoyará al candidato de Creemos a la Gobernación, probablemente Luis Fernando Camacho.

Comentarios