Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, denunció este lunes que se quiere repetir el escenario de violencia que se produjo en Potosí el fin de semana, esta vez durante el cierre de campaña que realizará el Movimiento Al Socialismo (MAS) en la ciudad de Santa Cruz este martes en el cambódromo.

Romero denunció que los cívicos cruceños están convocando a “hordas” de personas violentas que solo buscan atentar contra un acto democrático y replicar de esta manera lo que sucedió el fin de semana, donde asegura que no hubo un enfrentamiento, “lo que ha sucedido en Potosí es una agresión cobarde, violenta, fascista”, aseguró.

El ministro de Gobierno dijo que el llamado de los cívicos “a sus huestes fascistas, a sus vándalos, a sus delincuentes” no provocará que no asistan a este acto político. “Mañana (martes) el pueblo cruceño va a estar presente”, señaló.

La respuesta de los cívicos

El presidente del Comité Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, lamentó las declaraciones del ministro Romero y le pidió pruebas de sus acusaciones.

“Es una clara muestra de la preocupación que tiene el Gobierno. El ministro tiene que ser responsable, estamos hablando de quien lideriza las investigaciones policiales, si uno tiene pruebas debe presentarlas”, dijo Camacho.

El líder cívico señaló que no se hizo ninguna convocatoria para el martes, y menos con características de violencia, “el Comité no ha convocado a absolutamente a nada a ir (al cambódromo)”, aunque aclaró que no se puede prohibir a la población expresar su descontento. 

Para Camacho, lo que está pasando “es un acto de provocación” ya que tras lo sucedido en Potosí no se debió llamar a una movilización de este tipo, por lo que de existir algún tipo de enfrentamiento el único responsable será el Gobierno.

El fin de semana, simpatizantes del Movimiento Al Socialismo y pobladores de Potosí se enfrentaron mientras se realizaba el cierre de campaña de la candidatura de Evo Morales. Ambos bandos se acusan de haber generado la violencia.