Escucha esta nota aquí

Fue el primer gobernador elegido por el voto ciudadano y estuvo 16 años en ese cargo. Desde mayo, cuando entregó el mando a Luis Fernando Camacho, estuvo ausente en tiempo “sabático”. Es tiempo de volver, pero esta vez fue para reactivar al Movimiento Demócrata Social (Demócratas), el partido que fundó hace ocho años junto a varios líderes regionales.

Ayer estuvo en EL DEBER Radio para anunciar que a partir de enero de 2022 comenzará “la segunda era” del Movimiento Demócrata Social (Demócratas). El nuevo derrotero comenzará tras la actualización de los estatutos del partido, de acuerdo con las nuevas reglas de juego establecidas en la Ley de Organizaciones Políticas.

De este modo, hizo un recuento de los hitos que marcó el movimiento político que nació hace ocho años sobre la base de plataformas ciudadanas en el oriente del país. Recordó que Demócratas llegó a tener 250.000 militantes inscritos, con presencia en todos los departamentos del país, pero admitió que la organización política tuvo varias rupturas tras haber logrado el control de varios municipios clave del país.

“Cuando las cosas parece que están bien, no están tan bien”, señaló en tono autocrítico por los “errores y traiciones” Anticipó que para “segunda era” se tomará en cuenta la renovación a partir de cuadros jóvenes y de mujeres. “Será mucho más inclusivo”.

“Esta oleada de populismo de izquierda está pasando, un populismo de izquierda contra el que luchamos siempre; pero también quiero dejar claro que tampoco estoy de acuerdo con el populismo de derecha”, apuntó el líder regional al proyectar los desafíos.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) otorgó un plazo hasta el 31 de diciembre para que todas las organizaciones políticas entreguen sus nuevos estatutos, además con la cantidad de militantes, de acuerdo con la nueva ley.

En el caso de Demócratas, puntualizó Costas, su aspiración es renovarse. En ese marco, destacó la participación de sus militantes en el congreso orgánico que celebró la organización con la presencia “voluntaria” de representantes de todo el país.

En la entrevista con EL DEBER, Costas también recordó que no tiene ningún pacto con el gobernador Luis Fernando Camacho. Afirmó que, cuando dejó el poder, le dio varios consejos, pero luego de eso se retiró para “ser feliz” junto a su familia y sus actividades personales. Es hombre de campo.

“Y le dije, me voy a llevar en el corazón el haber salvado a mi patria de una guerra civil y no tener una gota de sangre en mis manos”.

Costas estuvo 16 años en la Gobernación de Santa Cruz. Fue reelegido y superó un referéndum revocatorio. En medio de fuertes tensiones, fue un actor clave en la negociación política con el MAS para la redacción de la nueva Constitución que desde 2009 incorporó las autonomías.

“Ahora el MAS ya está cada vez más soberbio y más decidido a tomar Santa Cruz. Creen que ha llegado el momento, están apurados y tienen que terminar el proceso de cambio, porque ya se les empieza a derrumbar en Latinoamérica”, remarcó.

Comentarios