Escucha esta nota aquí

Rubén Costas se despidió ayer de la Gobernación de Santa Cruz tras 15 años de gestión, el primer periodo con autonomía regional reconocida por la Constitución. Pidió al pueblo cruceño apoyar a la nueva autoridad electa, Luis Fernando Camacho, quien asumirá el cargo este 3 de mayo.

“Hay que apoyarlo para que sea mejor que nosotros” porque “si les va bien a los que vienen, le va ir bien a Santa Cruz”, afirmó.

En su último discurso, Costas agradeció a los funcionarios que trabajaron junto a él, ejecutando proyectos y haciendo cumplir “la agenda histórica”, vinculada con la descentralización y la autonomía.

Además, destacó el apoyo que recibió de su esposa e hijos quienes, según dijo, lo motivaron en los momentos más difíciles. “Estoy agradecido con la vida y de tener estos compañeros que me acompañaron en este viaje, duro y con tempestades. No son solo servidores públicos, han sido parte de un proyecto y Santa Cruz va estar agradecido con ustedes”, comentó con un tono emotivo.

El gobernador, en su último día de trabajo, dijo que deja su cargo con alegría luego que un proceso de transición pacífico. En ese marco, demandó unidad al pueblo cruceño, tal como ocurrió en estos 15 años de su gestión

“Les pido y les sigo pidiendo, como en estos últimos años, apoyen al que venga, apoyen para que sea mejor que nosotros, para que hagan una mejor gestión. Si les va bien al que viene, le va ir bien a Santa Cruz”, remarcó Costas.

Agrónomo de formación, Rubén Costas, de 65 años de edad, juró como prefecto el 22 de enero de 2006 y luego, con la vigencia de la nueva Constitución fue relegido en dos ocasiones gobernador.

Tras su retiro, Costas dijo que se dedicará a pasar más tiempo con su familia y amigos, visitando a las provincias de Santa Cruz, donde se siente querido.



Comentarios