Escucha esta nota aquí

La decisión está tomada y no habría vuelta atrás. El Comité Departamental de Salud (Codesa), que integra a los profesionales y trabajadores de la salud, ratifica el paro de 48 horas para la semana que viene como medida de protesta ante la pasividad de las autoridades departamentales y municipales. Los salubristas claman por medidas que frenen los contagios de Covid-19 y resguarden a la población.

La suspensión de actividades se realizará el martes 9 y miércoles 10. Los médicos adelantan que esos días reforzarán el servicio de emergencias para no perjudicar a la población. Además, contemplan nuevas acciones de protesta para recordar a las autoridades sus responsabilidades.

"Nos cansamos de seguir escuchando a las autoridades", asentía con molestia el vocero de Codesa, Edil Toledo. Durante la mañana sostuvieron reuniones con la alcaldía y la gobernación, pero las propuestas de ambas entidades no satisfacen a un sector muy castigado por el Covid-19.

Toledo asegura que esta vez no habrá un cuarto intermedio y que solo se levantará la medida cuando la Gobernación y la Alcaldía asuman decisiones que alivien la curva de contagios y protejan a la población y los salubristas.

El Colegio Médico Departamental considera que un 40% de los trabajadores en salud, contabilizando médicos, enfermeras, auxiliares y otros servicios, se ha visto afectado por la enfermedad.

El dirigente de la federación de trabajadores de salud, Robert Hurtado, también resalta la delicada situación que sufre el sector. “De los 174 pacientes en terapia intensiva, un 10% es del sector”, señala.

Codesa insiste en la importancia de una cuarentena rígida para detener la curva de contagios. Es consciente la difícil situación económica que se vive, pero insiste en que urgen medidas frenen la escalada de contagios y comprometan a la población con las normas de bioseguridad.

Toledo observa que tanto la Gobernación como la Alcaldía deben dar una respuesta convincente. La autoridad departamental puesto que “tiene a cargo el Sedes, rector de la salud en el departamento”; mientras que el municipio por su insistencia en “presentar propuestas que no van a ayudar en nada”.

Un tono más crítico muestra el responsable de los trabajadores de salud. Hurtado siente que las autoridades quieren burlarse de los salubristas. “En la anterior reunión nos llevaron a un licenciado en economía para explicarnos las pérdidas económicas que se producen. Ahora nos llevan de asesor de salud a una arquitecta”.

No se detiene ahí, y amplia su reclamo a la gobernación a quien acusa de “estar mirando de palco” desconociendo las responsabilidades que le atribuye la ley marco de autonomías.

Al concluir la reunión de esta tarde, todos coinciden en la validez de una cuarentena rígida para cortar la cadena de contagio. “Entendemos que es una medida drástica y que perjudica la economía”, destaca Hurtado. Por ello, los salubristas han planteado que se asuman otras medidas que contribuyan a detener el ascenso de contagios.

La responsable del Fesirmes, Kadija Ovando, propone la reducción del horario de tránsito y capacidad del trasporte publico como una de las alternativas. Hurtado agrega la posibilidad de reforzar las medidas para evitar la circulación durante el fin de semana. “Está bien que la gente pueda ir a trabajar”, destaca.

La molestia de los salubristas es evidente. Y se acentúa su malestar cuando cuestionan si la demora en las medidas responde a un interés por sostener la campaña electoral. “No esperemos discursos demagógicos de políticos que buscan el rédito político”, afirma Toledo. Y Hurtado apuntilla al señalar que “solo quieren hacer campaña”.

Codesa comprende que la medida puede provocar el descontento de la población. Por ello, insisten en que durante el paro, se reforzará la atención en emergencias con los profesionales que atienden los consultorios.

Un centenar de médicos fallecidos en Bolivia por la pandemia

"En menos de un mes (enero) tenemos 20 colegas" fallecidos, indica Edil Toledo, presidente interino del Colegio Médico de Santa Cruz. El titular, Wilfredo Anzoategui, permanece de baja por Covid-19.

Sumando todos los médicos muertos desde el inicio de la pandemia en Bolivia se supera el centenar de víctimas. Con estas cifras, Toledo propone la "adopción de medidas" para contener la expansión del virus, además de una cuarentena obligatoria.

"Se están muriendo nuestros colegas jóvenes, que son muy difíciles de reemplazar. La cuarentena rígida es la única manera para tratar de frenar la tasa de letalidad", valoró el responsable del colegio médico.

Bolivia enfrenta desde diciembre la segunda ola de la pandemia.


NOTICIA EN DESARROLLO...


Comentarios