Escucha esta nota aquí

Juan Pablo Cahuana, corresponsal 

El dolor se apodera de San José de la Frontera, en el municipio de San Matías. El luto por la muerte de cuatro comunarios se mezcla con la rabia debido a las acusaciones emitidas desde el lado brasileño que sindican a los fallecidos de pertenecer a bandas dedicadas al tráfico de drogas. Vecinos y autoridades niegan esta afirmación y piden a la Cancillería y a la Fiscalía acelerar la investigación para dar con los responsables de estas muertes, pues -según testigos- los que dispararon contra los cuatro ciudadanos bolivianos son miembros de la Gefron (Grupo Especial de Frontera), de Brasil.

El asambleísta de la provincia Ángel Sandóval, Alcides Villagómez, y el concejal Rodolfo Lopez Cuchui se hicieron presentes en la Fiscalía para exigir una investigación profunda con la finalidad de esclarecer este hecho ocurrido la tarde del martes. 

El cacique mayor de San José de la Frontera, Feliciano Sabore, también reclamó la intervención de la Cancillería tanto para aclarar los asesinatos como para resguardar a los comunarios que insisten en denunciar los reiterados abusos que comenten policías de Brasil

Al promediar la 1 de la madrugada de este jueves, los cuatro cuerpos llegaron provenientes de Cáceres (Brasil), donde fueron remitidos por la Gefron. Luego se procederá a las autopsias para determinar si los fallecidos sufrieron torturas tras ser detenidos, como aseguran comunarios que atestiguaron el hecho.

Cerca del mediodía, la familia Pedraza pudo velar los cuerpos de sus seres queridos tras casi 48 horas de trajín. Se sabe que el hecho ocurrió el martes, 11 de agosto, al promediar las 16:00 horas, cuando cuatro familiares salieron, junto a sus perros, para una jornada de caza. 

Las muestras de solidaridad del pueblo matieño con las familias dolientes se expresan mediante los crespones negros que han colocado sobre banderas, así como letreros de repudio colocados  fuera de algunos inmuebles por los abusos que sufren de parte de algunos policías de la Gefron.

Acusación de narcotráfico es “totalmente falsa”

El subgobernador de la provincia Ángel Sandóval, Matías Gil, manifiesta su incomodidad ante la versión ofrecida por la Policía brasileña de que los fallecidos eran narcotraficantes.

Gil dice que es “totalmente falsa” la acusación ofrecida por el vecino país. “Los asesinados son gente humilde,  pero trabajadora que vive de la caza y la pesca”, expresó.

El subgobernador ratifica la versión de los testigos, que aseguran que los cuatro hombres, junto a sus perros, salieron a cazar el el martes a las 4 de la tarde. Indican que los cazadores se dirigieron hacía un espacio abierto donde es difícil concretar el alcance de la frontera, por lo que no se descarta que hubieran invadido territorio brasileño.

“El hecho de ser frontera y que estén por el monte ha supuesto una confusión por parte de Gefron)”, dijo Gil. Sin embargo, el malentendido no justifica que tras la detención “los hayan torturado, pensando que eran traficantes de droga y los hayan asesinado”.

El subgobernador aseguró que hará todas las gestiones pertinentes para que garantizar “una investigación minuciosa y que pedirá la intervención del Gobierno para exigir el esclarecimiento del hecho.

Adelantó que el cónsul de Bolivia en Cáceres ya ha enviado una carta al gobernador de Mato Grosso y a la Policía Federal de Brasil para que investiguen el caso.

Matías Gil insiste en desmentir las versiones que involucran a los fallecidos con el trasporte de droga. “Es totalmente falso”, los policías han actuado de manera inescrupulosa y les han botado armas” para incriminarlos. Además, denuncia que, con la versión del narcotráfico quieren “justificar el macabro crimen que han cometido”.

Sobre el escaso control en esta zona fronteriza, Gil manifiesta que es de conocimiento del Ejército que policías brasileños entran a territorio nacional y cometen abusos; sin embargo, “nuestro Ejército no tiene las condiciones para controlar la extensa zona fronteriza”. No obstante, pide mayor firmeza en el control de los caminos fronterizos para evitar que se repitan estas agresiones.

La versión brasileña

La Gazeta Digital, de Cuiabá, también ha publicado la noticia sobre los cuatro bolivianos asesinados. Indica que las muertes ocurrieron en un enfrentamiento entre los cuatro hombres bolivianos y policías de Gefron

El portal Cáceres Noticias señala que “otros 9 hombres huyeron durante la acción" y que los bolivianos abatidos están involucrados en el tráfico de drogas en la región fronteriza.

El medio recoge la versión presentada por el teniente coronel Favio Ricas, comandante de Gefron, cuando indica que “los sospechosos portaban armas de fuego" y que la patrulla policial fue "recibida con disparos", por lo que tuvieron que responder. En un audio compartido por el comandante de la Gefron describe que alrededor de unas 9 personas retornaban hacia Bolivia, cargando sacos sobre sus hombros. 

Por su parte, el Diario de Cuiabá señala que el "enfrentamiento" tuvo lugar a las 15:40 del martes, cuando una patrulla rural se encontró con varios individuos en la zona del bosque, con armas de fuego en la mano, incluidos tres revólveres y una pistola. "Desobedecieron la orden policial y dispararon. Ante esta situación, la policía fronteriza reaccionó", señala.


Matías Gil, subgobernador de la provincia Ángel Sandóval, pide que se investigue si los efectivos de Gefron hicieron puntería con los bolivianos.

Los impactos de arma de fuego en árboles del lugar del hecho