Escucha esta nota aquí

El juez de San Ignacio de Velasco, Miguel Borja, emitió ocho órdenes de allanamiento a inmuebles en San Matías, pertenecientes a un hombre que es investigado por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), a quien se vincula con la propiedad de 252 kilos de cocaína que fueron incautados en la carretera Bioceánica, y que originó la investigación a policías por dudas en la cantidad real de la sustancia entregada. El decomiso se hizo el 30 de enero cuando se detuvo a cinco personas.

Los allanamientos fueron emitidos por la autoridad judicial ante requerimiento formal de investigadores de Umopar, de la Felcn, además de la Fiscalía de Sustancias Controladas.

En informes de la Felcn, los investigadores expresan su preocupación por el hecho de que las órdenes judiciales, que se deben cumplir de inmediato, no se ejecuten hasta el momento, sin que haya justificativo.

Informes de inteligencia de la Felcn dan cuenta de que los allanamientos tienen una directa relación con la incautación de los 252 kilos de cocaína el 30 de enero en la carretera Bioceánica, en el ingreso a Santiago de Chiquitos, cuando se interceptaron dos motorizados y se detuvo a 5 personas. Los 252 kilos de cocaína estaban siendo transportados desde Santa Cruz y, según la Felcn, tenían como destino Brasil.

Propiedades, lagunas y lanchas

La información entregada por la Felcn, Umopar y la Fiscalía de Sustancias Controladas para que el juez emita los allanamientos, especifica las coordenadas para el ingreso a los 8 bienes costosos en San Matías, que son propiedad de un hombre, al que lo consideran como el Pablo Escóbar boliviano, que tendría que ver con el envío del cargamento de 252 kilos de droga pura. Entre los bienes figuran una estancia, ubicada a 30 minutos de San Matías, que cuenta incluso con lagunas artificiales, lanchas, además de casas, y otras propiedades.

500 kilos y no 250

Tras la incautación de los 250 kilos de cocaína por patrulleros de la Policía de Roboré surgieron versiones de que había más droga. Sin embargo, los policías entregaron 250 kilos a Umopar y a cinco detenidos.

El comandante general de la Policía coronel, Johnny Aguilera, confirmó el inicio de pesquisas y el repliegue a otros destinos de los policías de Roboré y de Umopar hasta confirmar la cantidad real de la droga. Dijo que no se tiene certeza sobre qué cantidad de droga se confiscó. “No vamos a tolerar actos de corrupción si es que se comprueba que había más cocaína y que solo entregaron 252 kilos”, dijo Aguilera.

Por su parte el director departamental de la Felcn, José María Coronel, confirmó que hay una investigación reservada y se tendrán que esclarecer las dudas. Manifestó que los efectivos de Umopar fueron sometidos a la prueba del polígrafo, pero que todavía no se conocen los resultados.

Tras las investigaciones, la Felcn ya tiene informes que deben ser confirmados de que el cargamento de cocaína interceptado en dos vehículos fue de 500 kilos y no 250. Sin embargo, se espera el avance de las pesquisas.

El 30 de enero, la Policía interceptó una camioneta placa 5167-IKR, guiada por Javier Ovando Flores, y la vagoneta placa 4996-GPG, conducida por Silvestre Richard Prado Pinto, que transportaba la droga que tenía a Brasil como destino. Los detenidos Richard Prado Pinto, Javier Ovando Flores, David Carlos Salazar Jiménez, Luis Carlos Sossa Rodríguez y Limbert Hurtado Ramos fueron enviados a la cárcel tras ser imputados por tráfico de sustancias controladas.

Comentarios