Escucha esta nota aquí

El último reporte sobre el comportamiento del coronavirus en Santa Cruz, presentado hoy por la Gobernación de Santa Cruz, muestra que 49 de los 84 de las personas que murieron a consecuencia de la enfermedad tenían menos de 60 años y 38 de ellas eran hipertensas o con problemas cardíacos.

El informe lo dio a conocer el secretario de Gobierno de la Gobernación de Santa Cruz, Vladimir Peña, quien expresó su preocupación por el incremento acelerado de casos en el departamento, cuya tasa de ataque se duplica cada ocho días.

Según los datos de la Gobernación, del total de fallecidos, la mayoría, es decir, 22 tenían entre 50 y 60 años, más que el rango de edad de 60 y 70 años, considerado de mayor riesgo, que solo tuvo 18 decesos. Llama la atención también que 13 víctimas tenían entre los 40 y 50 años; mientras que cinco eran menores de diez años.

De acuerdo con los datos, 38 de lo
s fallecidos eran hipertensos o tenían enfermedad cardíaca, 14 tenían diabetes, ocho enfermedad renal, siete obesidad, tres asma crónico, tres enfermedad neoplásica, uno enfermedad congénita, uno era alcohólico y, además, una estaba embaraza. Los ocho restantes no tenían patología de base. 

Asimismo, la muerte de los hombres duplica a la de las mujeres, pues 57 de los decesos corresponden a varones y 27 féminas.

Expertos sugieren investigar la tendencia

El reconocido infectólogo Juan Saavedra se remite a las estadísticas internacionales. Indica que en China el mayor riesgo de muerte se dio en las personas comprendidas entre los 60 a 79 años, con el 30%; mientras que para los de 50 a 59 años el riesgo fue del 17 y 20%, por lo que se debería investigar por qué este comportamiento no se repite fielmente en Santa Cruz.

Una de las explicaciones es que las personas que perecieron hayan tenido enfermedades de base. Asegura que la neumonía, que provoca el Covid-19, viene a descompensar males crónicos y, por eso, es que la mayoría de las víctimas a escala mundial son diabéticos, hipertensos y obesos. 

Asimismo, otra de las teorías que se maneja para que esto suceda es que estas personas, además de los mayores de 60 años, tienen más receptores del virus en el organismo, que están principalmente en los alvéolos pulmonares, en el corazón y en las arterias.