Esto se ve interrumpidos con petardos en las rotondas y grupos afines al MAS que hacen vigilia en zonas donde domina el partido azul. El ministro de Obras Públicas anunció que saldrá a limpiar escombros

25 de julio de 2022, 6:25 AM
25 de julio de 2022, 6:25 AM

Sin el ruido característico de las unidades de transporte y vehículos particulares, al menos dentro de lo que es el cuarto anillo de circunvalación, la capital cruceña amaneció con un silencio que se ve interrumpido por algunos petardos que son lanzados por vecinos que desde la medianoche de este lunes 25 de julio instalaron puntos de bloqueos en diferentes espacios de la capital cruceña.

El paro cívico, una medida de emergencia que se da por la falta de atención del Gobierno para explicar los argumentos que sostengan la postergación del censo, según las institucionalidad cruceña, también cuenta con detractores: grupos y personas afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), quienes apuntan a la necesidad de trabajar para realizar protestas y expresar su rechazo a la movilización.

Diferentes grupos, conformados por miembros de al menos 300 instituciones que respaldan la movilización, se vuelcan a las calles para hacer vigilias en rotondas y zonas estratégicas de la ciudad, situaciones que se han visto interrumpidas por quienes buscan salir a trabajar, generando ciertas situaciones de tensión, principalmente en la zona sur de la ciudad.

En la zona de El Remanso el movimiento vehicular en mínimo | Eduardo Ruilowa

Y es en la zona sur donde grupos afines al MAS quienes convocaron a contraprotestas con una línea discursiva clara que habla del 'fracaso' de la movilización en zona como la rotonda del Plan 3000, la refinería de Palmasola y l ingreso a Los Lotes, mismo que están encabezados por autoridades y dirigentes afines al partido azul. En estas zonas hay mayor movimiento, al igual que en mercados donde puestos permanecen abiertos.

Quien resalta de estas movilizaciones contrarias es el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, quien ha anunciado que saldrá a limpiar los escombros y calles cerradas para permitir la circulación.


"La población de Santa Cruz ya no le hace caso a los caprichos del gobernador de Santa Cruz. Hay total normalidad en la ciudad", apuntó el ministro, a tiempo de exponer que las instituciones públicas trabajarán con normalidad e informar que realizó inspecciones en la refinería de Palmasola para que haya un normal abastecimiento de combustible.

Los que aprovechan para hacer su agosto son los mototaxistas, quienes no pierden la oportunidad de transportar a pasajeros hacia zonas del centro de la urbe cruceña y espacios alejados, al igual que algunos micros que se han animado a salir a trabajar en la periferia.

Se prevé que diferentes grupos y vecinos que respaldan al paro se concentren para visitar y reforzar las zonas bloqueadas, donde la gente ya se organiza con llantas, escombros, 'pititas' y ollas comunes.