Escucha esta nota aquí

El paro cívico convocado por grupos como la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), así como plataformas políticas y ciudadanas en Santa Cruz, se cumplió a medias en horas de la madrugada en la capital cruceña. A las 9:00 de este sábado las actividades ya se habían normalizado.

En la madrugada del sábado se registraron puntos de bloqueo aislados que fueron instalados pasada la medianoche del viernes. Sin embargo, la medida no tuvo parecido alguno con las convocatorias de 2019, cuando la ciudadanía salió a las calles para protestar por el fraude electoral. Esta vez los sectores clave no han dado su respaldo a esta convocatoria, por ello, la transitabilidad en la capital cruceña es normal.

Por ejemplo, el transporte federado, que aglutina a sindicatos y asociaciones de cinco bloques de transporte, lo que representa cerca de 14.000 transportistas a escala departamental, definió no acatar la medida al señalar que no hubo una convocatoria por parte del Comité pro Santa Cruz.

"No vamos a acatar el paro porque hemos visto el informe del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que indica que todo es legal y en las elecciones se jugó un partido limpio. La UJC no tiene autoridad y el Comité cívico no convocó a ningún paro", manifestó el secretario general de la Federación Transportistas 16 de Noviembre, Bismarck Daza.

El presidente de la Línea 10 y hombre cercano al bloque de transporte urbano (Pampa de la Isla, Villa Primero de Mayo y zona sur), Mario Guerrero, señaló que los transportistas no obedecen al llamado de estos grupos que no avalan la labor del TSE en las elecciones y sobre todo porque la situación económica que atraviesan es crítica, por lo que necesitan trabajar.

Pero sí hay sectores de transporte que están en la línea de los unionistas. Desde la página de Facebook de la UJC anunciaron que dos asociaciones (Transporte Libre y la del servicio de Taxis y Radiotaxis) se sumarían a esta medida.

"Nosotros no acatamos. No queremos perjudicar más al pueblo. Ya bastante ha sufrido", expuso por su parte el dirigente de Federación de Juntas Vecinales (Fejuve), Omar Ribera.

Por su parte, el dirigente cruceño y secretario de Relaciones Institucionales de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), Juan Carlos Vargas, expresó que el sector rechaza el paro porque el golpe a sus economías en los últimos meses los tiene en 'terapia intensiva' y no aceptan que una medida política lapide sus negocios. Misma línea que siguen los mercados de la capital cruceña.

"Exigimos a las autoridades y la Policía las garantías necesarias para mantener la libre transitabilidad de todos los trabajadores y pequeños empresarios que necesitamos trabajar día a día por las múltiples necesidades que tenemos. Instamos a los líderes políticos asumir con madurez su derrota electoral y apaciguar a sus seguidores en el marco al respeto democrático", señaló Vargas.

Desde el sector público, el secretario de Comunicación de la comuna cruceña, Ezequiel Serres, sostuvo que los servicios que presta la Alcaldía los fines de semana están garantizados, uno de ellos es la apertura de oficinas de la Secretaría de Recaudaciones que abrirá sus puertas para que la población pueda acogerse al 'perdonazo tributario', ya que son los últimas días de este beneficio.

En la misma línea, el presidente de la Cámara de Empresarios Gastronómicos de Santa Cruz (Cadeg), Fernando Medina, manifestó que tampoco acatarían la medida porque no tiene el respaldo del Comité pro Santa Cruz, por lo que abrirán sus puertas para que el público pueda acudir a los restaurantes y cafeterías.

Mientras tanto, en el Parque Industrial de la capital cruceña también se registra actividad, aunque hay camiones con carga que se han visto afectados por bloqueos que hay en zonas como Pailón.

Quien también se desmarcó fue el presidente de la Asociación Cruceña de Comparsas Carnavaleras (ACCC), Carlos Arrien, al señalar que desde la entidad no existe una convocatoria oficial para acatar el paro, pero que cada comparsa está en su derecho de decidir si suma o no la medida de los unionistas.

Otros que tampoco acatarán serán los servicios de emergencia. El propio director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Marcelo Ríos, advirtió que junto a la Policía trabajarán durante el fin de semana, a tiempo de lamentar que estas movilizaciones generan aglomeraciones y posibles conflictos que afectarían (al corto y mediano plazo) al sistema de salud si es que hubiera enfrentamientos y por ser una 'nueva gota' para el vaso del anunciado rebrote de casos de Covid-19.