Escucha esta nota aquí

Santa Cruz concentra el 28,7% del total de focos de calor registrados en todo el país durante la primera semana del mes de septiembre, según datos de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT). La afectación no solo daña los bosques y pastizales del departamento, sino que también se ha dejado ver con densas humaredas que llegan hasta la capital cruceña.

En la primera semana de septiembre se registraron, a escala nacional, 10.468 focos de calor, lo que significa un promedio diario de 1.495 focos y un descenso del registro de 2019, cuando se alcanzó el promedio de 1.874 focos de calor por día durante septiembre.

Junto a Beni, Santa Cruz es el departamento más afectado por esta situación, ya que los municipios de San Ignacio de Velasco, San Matías, Concepción, San Rafael y El Puente concentran 3.006 focos de calor.

"Tenemos cinco eventos activos en San Ignacio de Velasco. Enviamos mayor equipamiento para atender el incendio de Copaibo, en Concepción, donde el fuego ya consumió 7.200 hectáreas. En San Matías tenemos tres eventos y dos de ellos son en áreas protegidas", informó el director de la ABT, Víctor Hugo Áñez.

La autoridad apuntó que todos los eventos están en proceso de ser sancionados por las vías administrativas.

Según Áñez, 6.827 focos de calor (65%) se encuentran en áreas sin cobertura boscosaquiere decir que se trata de lugares cuya vocación de uso de tierra se destina a la producción agropecuaria; 3.641 focos  (35%) se localizaron en áreas con bosques y matorrales.

Además, la semana pasada se registraron 8.580 focos de calor en áreas no autorizadas. 

La fiscalización satelital consiste en un procedimiento técnico de rastreo de recurrencia, persistencia, progresividad y revisión de cicatrices de quema de acuerdo a imágenes. Se identificaron 127 predios en 7 departamentos, cuyos dueños están siendo notificados para el inicio del proceso administrativo sancionador (un solo predio puede tener varios focos de calor detectados).

Por otro lado, en la cicatriz de quema generada por los incendios de 2019 se detectó un 3,1% de focos sobre la cicatriz y de ellos, la mayoría (328 focos), sobre áreas de uso agropecuario.