Escucha esta nota aquí

La tormenta eléctrica que se produjo la madrugada del domingo sobre Santa Cruz de la Sierra afectó al servicio de energía eléctrica en diversos barrios de la ciudad. Las ráfagas de viento también se mostraron y provocaron la caída de, al menos, cuatro árboles, según reporta el Departamento de Emergencias Municipales (DEM), pero la incidencia más grave alude a un rayo que dañó el depósito de combustible de un surtidor.

El hecho se dio en el segundo anillo entre las avenidas Piraí y Roca y Coronado. La descarga eléctrica provocó una explosión en el tanque.

Bomberos voluntarios acudieron para atender la emergencia y contener el incendio que se suscitó en el tanque. Álvaro Castillo, responsable de Bomberos UUBR, destacó la rápida intervención del equipo para evitar un incidente mayor. "Acudimos a las 4:00 de la madrugada y hemos trabajado hasta sofocar y contener la emergencia", destacó.

Se utilizaron 200 litros de espuma y más de 15.000 litros de agua. Uno de los propietarios del surtidor apuntó a la caída de una "descarga eléctrica" que "provocó una explosión en el tanque". Señaló su preocupación por el hecho puesto que las instalaciones cuentan con dos pararrayos para evitar estas situaciones de riesgo.

Personal de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) acudió a supervisar el surtidor. Por el momento, se aguarda un informe técnico antes de permitir que se vuelva a atender a los usuarios. Bomberos de UUBR trabajan en horas de la madrigada para evitar que un tanque de combustible se incendia. Foto: Bomberos UUBR

Caída de árboles

El Departamento de Emergencias Municipal (DEM) realizó cuatro salidas por caída de árboles. El oficial de turno, Carlos Méndez, explicó a EL DEBER que ninguna de las emergencias atendidas provocó daños personales. En dos de las salidas se observaron bardas dañadas. En las otras dos, solo obstrucción de la vía.

Méndez destacó la ausencia de llamadas por inundación a pesar de la intensa lluvia que, durante tres horas, se precipitó en la ciudad.

Comentarios