Escucha esta nota aquí

Marlene frota sus ojos ya sin lágrimas de tanto llorar. “¡Mi hija está desaparecida! ¡Por favor, ayúdeme!”, suplica. De forma atropellada y por trozos cuenta la historia que desde el jueves la trae sin pegar un ojo, llamando a cuanto contacto de su hija le llega a sus manos y recorriendo los posibles lugares donde pudiera encontrarla.

No hay rastros de la muchacha y todo apunta, según el relato de la madre, a que un tal Marcos la tiene en su poder. “No sé de dónde apareció ese hombre que empezó a escribirle a su WhatsApp. Le lavó el cerebro. Hasta hizo que se corte el pelo, la grabó (en un video con alto contenido sexual) y ahora la hizo desaparecer”, dice entre sollozos.

Marlene Solíz es madre y padre para sus tres hijos. A los dos menores los ha desatendido por dedicarse a la búsqueda de la mayor, Denisse Daniela Galbarro Soliz (18), estudiante de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uargm) a quien parece que se la `tragó la tierra’.

Esta mujer que se gana la vida vendiendo cosméticos implora ayuda del jefe de la División de Trata y Tráfico de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), el teniente Freddy Mendoza, en quien tiene cifrada sus esperanzas.

Zozobra cotidiana

Casos como éste se reportan todos los días, dice Méndez mientras otro agente recibe la denuncia de Marlene. El jefe de esta unidad cuenta que se siente muchas veces ‘atado de pies y manos’ por la falta de recursos logísticos para operar. Lo que hacen él y sus cuatro agentes es más con voluntad y hasta con recursos propios, pues esta unidad policial carece de equipamiento.

Sin contar el caso de la desaparición de la hija de Marlene, el jefe de la Felcc, Juan Carlos Ramos, informó el viernes pasado que de enero a la fecha en Santa Cruz se habían contabilizado 433 personas desaparecidas.

“Imagínese si tuviésemos la tecnología que requerimos, podemos hasta intervenir el número de esta persona que contactó a la joven y muchas cosas más”, dice Méndez al agregar “la ley nos faculta, pero medios no tenemos”. Y lo preocupante es que los casos de desaparecidos van sumando cada día.

El jefe policial hace notar que no todas las desapariciones de personas están relacionadas con los delitos de trata y tráfico. Sin embargo, de acuerdo a las estadísticas que maneja esta institución policial de los 433 desaparecidos, 261 han sido derivados de la División de Trata y Tráfico. De esa cantidad son 100 son varones y 161, mujeres. Hasta la fecha, 147 han sido encontrados.

En 2014, en Santa Cruz se reportaron 798 personas desaparecidas, 316 hombres y 483 mujeres. De ese total, 482 aparecieron. Las víctimas, continúa Méndez, son de todas las edades y pese a los escasos recursos con los que cuenta la investigación inicia desde que es sentada la denuncia.,

Echando mano a las redes sociales

La División de Trata y Tráfico ha creado una ‘fan page’ en Facebook donde se publica la lista, con foto y datos, de la personas reportadas desaparecidas. Además, las familias que no aún hayan denunciado casos similares a la Policía, pueden también incluir aquí a sus seres queridos.

“Para tener más fuerza y dinamismo (en la búsqueda) estamos socializando (los casos) en Facebook, esto nos va ayudar a encontrar más personas desaparecidas y, obviamente, llevar consuelo a los familiares están desesperados”, sostiene Méndez.

Que se cumpla la ley

Leslie Cedeño, abogada de la Casa de la Mujer que atiende estos casos, señala que desde hace un par de semanas las familias que tienen a un ser querido desaparecido han decidido hacer fuerza para presionar a las autoridades para que cumplan los mandatos de la Ley 263 promulgada en 2012 y que instruye, entre otras cosas, la creación de los Consejo Departamental Contra la Trata y Tráfico de Personas.

Esto permitirá que los gobiernos municipal, departamental y nacional comprometan acciones y recursos para la búsqueda de personas desaparecidas. La Felcc actualmente solo tiene cinco agentes en la División de Trata y Tráfico, lo que hace que las familias de las víctimas encuentren escaso apoyo del Estado, indica Cedeño.

La abogada tiene esperanza de que esta situación mejore, pues la semana anterior el Ministerio de Gobierno, la Policía, la Fiscalía y familiares de desaparecidos se reunieron en la Casa de la Mujer. Uno de los acuerdos a los que llegaron, además de impulsar la creación del Consejo Departamental, es la incorporación de tres efectivos y un vehículo a la unidad policial encargada de esta problemática.

Otro de los pasos inmediatos al que se comprometió en esta reunión la institución verde olivo, agrega Cedeño, es que la Policía Caminera contará con una lista de desaparecidos en los puestos de control de las carreteras, situación que al momento no se practica.