Escucha esta nota aquí

En medio del ascenso de la segunda ola de coronavirus, Santa Cruz tiene cerradas la mayor parte de sus terapias intensivas por Bs 58 millones, menos de nueve millones de dólares, que se necesitan para hacer funcionar las terapias intensivas y habilitar 300 camas más para pacientes que se complican por el Covid-19. 

Una pugna por la rendición de cuentas del Sistema Único de Salud retrasa la contratación de médicos y la compra de insumos. Según los cálculos de la Gobernación de Santa Cruz, se necesitan Bs 39 millones para la compra de insumos y otros 19 millones para la contratación por cuatro meses de profesionales que permitan operar 100 terapias intensivas y habilitar al menos 300 camas hospitalarias más.

Con ello, el departamento duplicaría su espacio en camas y multiplicaría por cinco sus terapias, ocupadas a un 95% en la actualidad. Así lo explicó Marcelo Ríos, director del Sedes.

El conflicto

Álvaro Terrazas, viceministro de Salud, considera que la Gobernación dispone de recursos para iniciar las contrataciones desde hoy. En un contacto con Qué Semana de EL DEBER Radio explicó que en la Ley Financial aprobada a finales de 2020 se incluyó una disposición final en la que autorizaba a las gobernaciones a disponer de los fondos no utilizados en el SUS para la emergencia por Covid-19. 

Según Terrazas, el gobierno de Arce pagó entre noviembre y diciembre las cuotas atrasadas que dejó el Gobierno de Jeanine Áñez, en la mayoría de los departamentos hubo una no ejecución del 70%, por lo que se autorizó a disponer de esos recursos para la emergencia en lugar de devolverlos al Tesoro General del Estado.

El departamento que falta en las cuentas del viceministro es Santa Cruz, ya que los hospitales cruceños no están en línea en el Sigep.

Hacer desembolsos de recursos directos no se maneja en el Sistema de Gestión Pública (Sigep), por lo que desconocen cuánto han gastado los hospitales cruceños. “No pedimos una auditoría, solo que nos digan cuánto han gastado y cuánto les sobra”, dijo. “Esto no es burocracia, ocho de los nueve departamentos tienen el Sigep al día”, dijo Terrazas.

Consultado al respecto, Ríos confirmó que los hospitales de tercer nivel de la Gobernación trabajan con un sistema de gerenciamiento y suben sus datos al Sigep luego de que concluyen los procesos y no están en línea. Explicó que el Gobierno de Áñez adeudaba dos cuotas del SUS y que en diciembre les desembolsaron Bs 27 millones con los que deben devolver los insumos ya gastados en el SUS y pagar las deudas que tienen con proveedores. 

Señaló que como el monto fue desembolsado en diciembre, no dio tiempo para hacer las adquisiciones y esperan que hoy esos fondos puedan ser inscritos por el Ministerio de Economía para poder disponer de ellos. 

Cuando un presupuesto no se ejecuta en un año calendario, debe ser inscrito nuevamente por el nivel central para poder disponer nuevamente de él. Ríos anota otra deuda del nivel central. El Gobierno de Áñez no desembolsó Bs 35 millones del acuerdo intergubernativo para la emergencia del Covid-19, por eso hay médicos que no han cobrado do meses de sueldo aún y eso tampoco ha sido desembolsado. “Lo que quieren hacer es una seudoauditoría del anterior Gobierno”, dijo.

El director del Sedes dice que el Gobierno les pide que usen recursos que ya se usaron y recuerda que, durante la emergencia de la primera ola, Santa Cruz no cerró ni una sola cama de otras especialidades, sino que creó nuevas camas para pacientes de coronavirus. “No han tenido la decencia de sincerarse y decir que no quieren entregar plata o no tienen, pero no han entregado un peso”, reclama Ríos.

Por su parte, Terrazas retruca que hay que poner orden en los estados financieros, porque el dinero del Estado es de todos y no es infinito, que una vez la Gobernación haga eso, el Estado central va a responder a las necesidades. “Es simplemente coordinación, no podemos estar dispensando recursos sin que haya coordinaciones previas, sin que haya recursos en línea, de forma dinámica y eso no lo tenemos”, dijo el viceministro, que explicó que espera que hoy funcione el hospital de tercer nivel de Montero, con fondos del Ministerio.

Mientras eso no sucede, el sistema departamental dispone solo de ocho terapias intensiva para coronavirus en el Japonés, 7 en el San Juan de Dios y una en la maternidad. Hay 30 que esperan por personal en el domo del Japonés, junto a 20 terapias intermedias en el mismo lugar, 20 terapias más en el San Juan de Dios, 22 en el domo del Oncológico, 15 en el Hospital de Niños y 7 más en la maternidad. 

Para eso, y 300 camas para pacientes intermedios, se necesitan contratar a más de 600 profesionales. Todo eso, para cuatro meses, vale Bs 58 millones. Mientras tanto, la gente, los enfermos, pregunta por redes sociales qué darle a su enfermo para que supere una saturación de oxigeno del 50%, porque no consigue una cama para internarlo.

Comentarios