Escucha esta nota aquí

A propósito de los seis meses de conocerse el primer caso importado de Covid-19 en Santa Cruz y Bolivia, el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) brindó un informe sobre la lucha contra el virus, que hasta ahora lleva afectando a 41.340 personas en lo que va de la cuarentena. 

La autoridad reconoció que Santa Cruz efectivamente es el departamento con mayor cantidad de registro de casos del país, ya que tiene la curva epidemiológica más larga, pero de ascenso más lento de Bolivia. 

"Evidentemente (Santa Cruz) es el departamento con mayor cantidad de registro del país, con 12 casos por cada 1.000 habitantes, con 83% de recuperados, pero tiene la curva epidemiológica más larga y de ascenso más lento que tiene el país. Esto se da por la contención, generando un equilibrio entre la demanda y la oferta de los servicios de salud críticos", resaltó la Ríos. 

El director del Sedes también resaltó el trabajo de la comunidad científica internacional, que dio los primeros datos que se necesitaban para tomar decisiones, que van desde conocer los periodos de incubación, los síntomas hasta signos de transmisión.

Aunque aún no existe una cura, Ríos dijo que la comunidad científica internacional dio las pautas de opciones paliativas para manejar de la mejor manera los casos.  

Las estrategias aplicadas en Santa Cruz, según el Sedes

Marcelo Ríos informó que las primeras actividades fueron aquellas de contención y luego de mitigación. 

Para eso, la autoridad dijo que la gobernación de Santa Cruz nunca estuvo sola, se mantuvo en una coordinada relación de trabajo con los gobiernos municipales, la Policía Nacional, las Fuerzas Armadas, el Comité Cívico, el Colegio Médico y todas las instituciones que se plegaron a esta lucha, como aliados. Entre otros, el empresariado cruceño y las entidades de acción voluntaria. 

Por otra parte, la autoridad subrayó la vigilancia epidemiológica, de carácter activa y pasiva. "Fue uno de los pilares fundamentales en la fase de contención; pasando de la detección de casos al fortalecimiento de los laboratorios, iniciando con uno y ahora con diez autorizados. Uno nacional, dos departamentales, dos de la seguridad social y cinco del sector privado", agregó. 

El plan rastrillaje de Santa Cruz de la Sierra también jugó un papel importante en esta lucha contra el Covid-19, ya que las brigadas médicas "Esperanza por la vida" llegaron a 53 municipios atendidos en el departamento. 

Para Ríos, un segundo pilar de la fase de contención fue la implementación de los centros de atención para los pacientes con Covid-19:  El Remanso, Pampa de la Isla, DM-10 Autonomía. Luego los establecimientos del tercer nivel, a quienes se les dio la posibilidad de poder implementar nuevas unidades de terapia intensiva, exclusivas para manejar la fase crítica del Covid-19, adicionales a las que ya existían en el departamento.

"Muchos se fueron, aún nos duele. Hay muchas familias con dolor. Pocos están aún en riesgo en terapia intensiva, pero son muchos los que volvieron a despertar...Esta es una enfermedad de comunidad, no de personas. La fuerza y el orden de la colectividad minimizará el riesgo", exclamó Ríos. 

Pasamos un pico elevado, pero se desconoce si habrán otros 

Ríos fue tajante. Dijo que se ha pasado un pico elevado, más aún no se puede asegurar que sea el único pico que existirá. "Aún tenemos el 70 % de riesgo alto en los municipios y el restante están en riesgo medio, no tenemos en riesgo bajo", enfatizó.