Escucha esta nota aquí

A una semana que concluya esta gestión municipal y tomen el mando las nuevas autoridades elegidas, el sistema de Buses de Tránsito Rápido (BRT) Sarao no logra arrancar con sus operaciones y enfrenta más trabas.

A los contratiempos que han enfrentado con el retraso de la llegada de las 30 unidades con las que se tenía previsto comenzar el servicio del primer anillo, ahora se presenta el rechazo de una parte del sector transporte, que ha enviado una carta al presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, donde le pide la no aprobación del crédito solicitado por el Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra para el proyecto del BRT.

En la misiva, firmada por cuatro sindicatos, hacen notar a la Asamblea Legislativa que el objetivo de este proyecto del BRT es convertir a sector sindicalizado en empresarial. También enviaron cartas con el mismo pedido a la Cámara de Diputados y al Ministerio de Economía.

No completan las unidades

La llegada de la flota completa de buses no tiene fecha y ninguno de los tiempos indicados anteriormente ha sido cumplido. Ya van siete meses del inicio de la etapa de pruebas con los primeros buses que arribaron a la capital cruceña.

El presidente de la empresa 17-18, Percy Rojas, indicó que la última información que tienen como concesionarios de la ruta, es que los buses llegan los primeros días de mayo a Iquique (Chile) y prevén que entre el 4 y el 8 de mayo podrían ingresar a la Aduana.

“No confirmamos la fecha exacta de llegada, el problema son los protocolos que deben cumplir en los puertos donde llegarán, hay factores que afectan, por ejemplo, un posible brote de la pandemia por la nueva cepa (la brasileña)”, sostuvo.

Según los transportistas ya llegó una decena de buses, los últimos cinco  hace dos semanas y salieron de aduana los últimos días.

La flota que se espera es de 20 buses, para así completar los 30 con los que se tiene previsto arrancar las operaciones en la ciudad.

“El contrato nos dice que deben estar todos los buses para comenzar a operar”, sostuvo Rojas.

El dirigente aseguró que no se les está cobrando las multas, pese a que en el contrato se establece estas sanciones por la demora del servicio, debido a la situación del coronavirus. “Estas demoras son por fuerza mayor, no se puede hablar de multas. Si la pandemia no habría empezado nosotros ya estaríamos operando”, subrayó.

El secretario municipal de Movilidad Urbana, Rolando Ribera, dijo que todo está listo para que el proyecto arranque y solo falta que el operador de transporte concesionado presente la totalidad de la flota de buses. “Actualmente se encuentra en la etapa de prácticas, capacitación y actividades previas. Ya son más de 100.000 usuarios los que han vivido la experiencia de subir al BRT. Un transporte digno, moderno, inclusivo, eficiente y económico”, indicó Ribera.

Pedirán suspender la prueba

Sin embargo, Rojas adelantó que analizarán en directorio la suspensión del proceso de prueba, porque se realiza con la inversión neta de los operadores.

Detalló que en esta modalidad hay cinco buses transportando pasajeros de forma gratuita hace siete meses, y los transportistas cubren el mantenimiento de los buses y el pago a los conductores.

Según, Rojas este periodo demandó una inversión de Bs 2 millones. “Para nosotros en esta época de pandemia es un gasto muy significativo, ya tenemos bajos ingresos debido a las restricciones”, dijo.

También reconoció que esto puede derivar en la suspensión del servicio, y otra alternativa sería reducir la cantidad de unidades en esta etapa de prueba.

Ante esta situación, Rojas remarcó que es necesario operar con regularidad para comenzar a generar ingresos económicos y así recuperar su inversión. “Un cambio de aceite con todos los gastos y filtros nos significan cerca de los 3.000 bolivianos”, insistió.

El 80% de los conductores de la línea participan de esta etapa de prueba en los cinco buses que llegaron el año pasado.

En la nueva gestión

Rojas espera que estos buses empiecen a operar desde la próxima gestión municipal, a la cabeza de Jhonny Fernández.

“Esto no es cuestión nuestra, sino por el retraso de la empresa importadora, por la pandemia y de los protocolos que hay que cumplir en los puertos”, remarcó.

Confirmó que aún no tuvieron acercamiento con Fernández, pero señala que tienen un contrato que les permite tener tranquilidad en la inversión que realizaron en este proyecto.

Por su parte, el secretario del sindicato Santa Cruz, Mario Guerrero, que firmó la carta enviada al presidente de Senadores, reiteró que rechazan el BRT, por lo que esperan que la nueva autoridad municipal cumpla con su compromiso de hacer modificaciones, en las que esperan ser tomados en cuenta.


Comentarios