Escucha esta nota aquí

Crece la esperanza de que los incendios forestales se reduzcan en San Javier y Roboré, luego de las lluvias que cayeron la tarde de este martes en esos municipios. El fuego en la Chiquitania comenzó a finales de julio y se avivaron por los vientos y las altas temperaturas en agosto.

“La lluvia es intensa con truenos. En la zona norte, en Monteverde, en la ruta a Concepción, habían comunidades con quemas”, informó el corresponsal de EL DEBER en San Javier, Cornelio Magno.

La lluvia cayó en el área urbana y también en las zonas rurales de San Javier. Efectivos del SAR Bolivia, bomberos forestales y de la policía salieron de la población para verificar en las zonas afectadas si el fuego fue extinguido.

Las precipitaciones también cayeron en Roboré, aunque duraron poco en comparación con San Javier. La población roboreseña y los bomberos voluntarios se regocijaron, porque ayudará a combatir el fuego en la Chiquitania. 

Más información

Video muestra la sacrificada labor de los bomberos voluntarios

 La lluvia, la gente y el Supertanker apagaron el fuego en Otuquis

Evo instruye una pausa ecológica y anuncia nuevos helicópteros para combatir el fuego

Comentarios