Escucha esta nota aquí

A las 9:30 horas de este domingo, 12 de diciembre, se inició la audiencia cautelar de Julio César Herbas, el exfuncionario municipal que se convirtió en el primer aprehendido por el caso de los 800 ítems fantasmas dentro de la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra.

El Juez Tercero Anticorrupción, Roberto Parada, es quien escucha los alegatos de la Fiscalía y de la defensa. Los delitos por los que se acusa al sindicado son: incumplimiento de deberes, legitimación de ganancias ilícitas, conducta antieconómica y contratos lesivos al Estado.

 Julio César Herbas llegó enmanillado al Palacio de Justicia de la capital cruceña/Foto Enrique Canedo

La comisión de fiscales, compuesta por Yolanda Aguilera y Marcela Terceros, solicitará al juez que ordene la detención preventiva por 180 días en la cárcel de Palmasola para el imputado, mientras se desarrolla las investigaciones para esclarecer el caso.

Durante su intervención ante el juez, Herbas reafirmó la declaración que dio ante la Fiscalía el viernes, indicando que fue “utilizado” por Antonio Parada, exdirector de Recursos Humanos de la Alcaldía. Además, añadió que estaba amenazado por Parada, y que no denunció los movimientos irregulares por temor a ser despedido de su fuente laboral.

Además, volvió a decir que era inocente y que no participó en la captación de personas para los ítems fantasmas argumentando que no tenía un cargo jerárquico dentro del municipio. Su intervención no fue completada, porque Herbas derramó lágrimas y no pudo continuar hablando pese a que lo intentó entre sollozos.

Declaración

“Antonio Parada reclutaba gente, parece que se dedicó harto tiempo a reclutar gente para los ítems. La finalidad seguramente eran las ganancias ilícitas. Me daba 300 o 400 bolivianos para que entregue a esa gente que reclutaba, a quienes ni conocía”, refirió Herbas en su testimonio el viernes.

Asimismo, reconoció ser uno de los hombres de confianza de Parada, pero adujo que siempre fue utilizado para sus “mandados” y siempre estuvo "amenazado" para colaborar, o de lo contrario sería despedido.

El aprehendido dijo que él no retiraba el sueldo de los ítems fantasmas del banco, y tampoco conocía quién lo hacía. Además, señaló que Antonio Parada le entregaba tarjetas de débito de los ítems fantasmas a su entonces esposa, Valeria Rodríguez, para que esta utilice el dinero para su conveniencia.

“Tengo conocimiento de que Valeria manejaba tarjetas de débito con las cuales ella sacaba plata. Ese dinero era para ella y no para Antonio (…) Valeria utilizaba las mejores carteras, los mejores perfumes, vivía de viaje todo el tiempo”, declaró.

Se presentó el viernes

El viernes, Herbas se presentó de manera voluntaria en la Fiscalía Departamental para declarar y quedó aprehendido. Él  es uno de los siete procesados de este caso.

“No tengo nada que esconder. Voy a colaborar a la justicia, ya ustedes se van a enterar de lo que voy a decir”, fueron las únicas palabras que dijo Herbas antes de ingresar a las oficinas de la Fiscalía, acompañado de su abogado defensor.

El  martes la comisión de fiscales, compuesta por Yolanda Aguilera, Marcela Terceros y Mirtha Mejía, allanó su vivienda durante los operativos de búsqueda de Antonio Parada Vaca, exsecretario de Recursos Humanos. En el lugar se encontró un arma de fuego.

Según los registros de la Alcaldía cruceña, Herbas ingresó a a trabajar como 'Encargado B' con un salario de Bs 4.485 y en 2018 llegó a ganar un haber básico de Bs 6.239. Ha sido sindicado de reclutar a las personas para que presten sus nombres para los ítems fantasmas.

De acuerdo con los testigos, Herbas empezó a captar a sus amigos de confianza con los que jugaba fútbol desde el año 2014. Les ofrecía trabajar en la Alcaldía y les pedía sus documentos personales para hacer la solicitud de contrato.

Las personas eran contratadas por el municipio, pero muchas de ellas se enteraron meses después que habían sido aceptadas y cuando hacían sus reclamos Herbas les ofrecía pagar 300 bolivianos “sin hacer nada”, es decir sin trabajar. Además, les daba Bs 50 más si metían a otras personas de confianza en los “’ítems fantasmas”, como si se tratase de una red piramidal.

Herbas también era la persona que supuestamente cobraba los sueldos y les entregada en efectivo y de manera personal los Bs 300 a cada uno de los involucrados en los ítems fantasmas.




Comentarios