Escucha esta nota aquí

Santa Cruz como de partamento y Santa Cruz de la Sierra como ciudad, serán escenario de choques de verdaderos trenes electorales en las elecciones del 7 de marzo. A la espera de la confirmación de las candidaturas, en esta jurisdicción puede darse el enfrentamiento entre dos candidatos que a priori heredarán lo hecho en las elecciones nacionales por sus partidos, como es el caso de Luis Fernando Camacho, de Creemos, que ganó en Santa Cruz con el 45%, y del candidato del Movimiento Al Socialismo, que ha logrado consolidar en el departamento un voto duro superior al 35%. De momento, la mayoría de las papeletas apuntan que el postulante será Mario Cronenbold, exalcalde de Warnes. Camacho tampoco ha oficializado su candidatura y aún analiza si irá por el departamento o la ciudad.

En lo que se refiere a la Alcaldía de Santa Cruz, es muy probable que en las urnas se enfrenten las únicas dos autoridades subnacionales que tienen una aprobación mayor al 50% en la última encuesta de Ipsos, difundida el viernes por al red RTP. Se trata de la alcaldesa interina Angélica Sosa y del gobernador Rubén Costas, que se perfilan como los abanderados de Santa Cruz para Todos y de Demócratas, respectivamente.

No serán los únicos candidatos. En la Gobernación faltan por definir al candidato de Demócratas, que defenderá su silla y corren ya al lado Germaín Caballero con Ganamos y Luis Felipe Dorado por SOL, pero a priori, por pasado reciente, Creemos y MAS parecen ser los rivales a vencer en una elección donde habrá que ganar con más del 50% (o por 40% más 10 puntos de ventaja) si se quiere evitar una segunda vuelta.

En la Alcaldía también hay otros postulantes. Johnny Fernández comienza hoy su campaña para tratar de recuperar el sillón municipal que fue suyo en la primera década del siglo, Ganamos presentará a su candidato el martes, SOL también presentará postulante y Rosario Schamisseddine también se ha subido a la contienda.

 El choque

Para Daniel Valverde, director del Observatorio Político Nacional de la Gabriel René Moreno, en la elección para Gobernador, más allá de los candidatos, el MAS tiene a tiro sacar los suficientes votos como para forzar a una segunda vuelta. Recuerda que Jerjes Justiniano en su día llegó al 38% y que en las últimas elecciones el MAS no ha bajado del 30%, teniendo su pico máximo en la elección de 2014, donde rozó el 50%.

En ese sentido, el desafío de Creemos será evitar dividir el voto cruceñista con el resto de los postulantes. En lo que respecta al municipio de la capital del departamento, Valverde ve un inevitable choque de estructuras políticas sólidas entre Santa Cruz para Todos y Demócratas. Cree que tanto Sosa como Rubén Costas, si deciden ir, se enfrentarán a una avalancha de críticas en su contra que tendrán que sortear sobre todo en la primera parte de la campaña.

A ello le suma la interpelación que puede llegar desde candidaturas renovadoras, como la de Gary Áñez o de los experimentados Roberto y Johnny Fernández o de la concejala Rosario Schamisseddine. Y en este escenario, aún falta por ver qué tiene que decir el Movimiento Al Socialismo, que a pocos días del cierre de registros de candidaturas es una nebulosa de peleas internas que no han sido resueltas ni por Evo Morales.

“En ambos casos, lo que estamos viendo son nombres, pero no proyectos ni nuevas visiones. Necesitamos plantear otra ciudad y un rol más claro para la Gobernación, con una visión de recuperación de la autonomía y el desarrollo departamental”, dijo Valverde.

¿Irán?

Para confirmar el choque de trenes aún falta por confirmar si se presentarán. En el caso de Camacho, si se toma como referencia la entrevista que dio el sábado a Qué Semana de EL DEBER Radio, está más cerca de la Gobernación que de la Alcaldía. No solo ha estado recorriendo las provincias sino que dice que hay que recuperar la autonomía y caminar hacia el federalismo y que las provincias aún tienen muchas necesidades, que uno se aleja a 100 km y ya no hay agua, como en Samaipata, por ejemplo.

En el caso de Cronenbold, depende de la decisión de su partido, pero tiene fuerte apoyo de las bases campesinas y del expresidente Morales. Él quería repostularse en Warnes, pero aceptará la decisión del MAS.

En lo que respecta al ámbito municipal, en Demócratas se recibió con alegría la aprobación de Costas. “No deja de ser una noticia positiva, alentadora, que Rubén este último año de mandato tenga una aprobación de más del 50%. Eso ha sido una constante en toda su gestión, donde ha bordeado hasta el 80% de aprobación. Eso quiere decir que incluso gente que no vota por él lo aprueba y es un gran patrimonio de Demócratas, pero no es el único indicador por el cual Rubén va a tomar su decisión”, dice Vladimir Peña, dirigente de Demócratas. De los cuatro trenes, el de Costas es el que más en duda está de partir y es probable que sea reemplazado por Roly Aguilera, que renunció a la gobernación la semana pasada.

Peña no adelanta novedad y dice que se anunciará la decisión antes del 15 de diciembre.

Sosa también está contenta con la aprobación de gestión. La alcaldesa interina dice que está agradecida y cree que es por el trabajo de las brigadas municipales de atención al coronavirus, que ha sido un año duro y que se ha enfrentado a la pandemia con alma, vida y corazón.

“Muy agradecida sobre todo con el pueblo, ellos son la ciudad, los vecinos”, dice. Consultada sobre si esto alienta su postulación, responde que alienta a todo su equipo para sacar fuerzas y seguir al lado de la población.
“Esperamos contar con la presencia de nuestro alcalde en la asamblea de SPT y será todo el equipo el que decidirá porque debemos trabajar desde donde nos toque, abriendo las puertas a la unidad de los cruceños donde vayan los mejores candidatos que merece Santa Cruz.”, explica Sosa.

Comentarios