Escucha esta nota aquí

Este año el reencuentro familiar de Nochebuena estará marcado por las restricciones que contemplan el distanciamiento social por la pandemia de coronavirus, que en los últimos días tuvo un repunte de casos en el país, principalmente en Santa Cruz.

Para frenar el contagio las principales ciudades de Bolivia mantienen prohibiciones; sin embargo, eso no ha evitado el correteo de último momento que se refleja en las aglomeraciones en los mercados, calles y en las terminales y aeropuertos. Muchos llegaron desde el extranjero para pasar estas fechas con sus seres queridos.

Rosmery Quispe es una de las personas que espera ansiosa esta Nochebuena, después de 21 años volverá a pasar esta fiesta junto a sus familiares.

Llegó desde España para estar con los suyos, pero asegura que “no todo se puede tener en la vida”, porque su hijo no pudo venir a Bolivia, será la primera vez que pase esta fiesta lejos de él.

En algunos hogares el color de la Navidad estará teñido de luto, porque perdieron a algunos de sus seres queridos por el coronavirus. El país suma más de 9.000 muertes por la pandemia.

Recomendaciones

Los expertos piden que la alegría y el espíritu navideño no aparten a las personas de los cuidados para evitar el contagio del coronavirus en estas fiestas de fin de año.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió las recomendaciones en estas fiestas de fin de año, principalmente en el uso de mascarillas, realizar los encuentros en espacios exteriores, mantener la distancia física y en caso de utilizar espacios interiores, limitar el tamaño del grupo y asegurarse suficiente ventilación.

“Las reuniones deberían ser en espacios exteriores, si es posible, y los participantes deberían llevar mascarillas y mantener la distancia física. En espacios interiores, limitar el tamaño del grupo y asegurar una buena ventilación para reducir el riesgo de exposición son claves”, dice el comunicado.

Otra alternativa planteada por expertos es que se organice un encuentro virtual esta Nochebuena, como se hizo en todo el mundo durante la cuarentena rígida.

Las restricciones no deben quitar la alegría, porque hay consejos prácticos sobre las medidas que puede tomar la población, porque a diferencia de las celebraciones navideñas de otros años, esta vez se deberá evitar espacios llenos de personas, donde todos se abrazan y besan, porque ahora es importante guardar distancia.

Es aconsejable que los que se vayan a reunir estén seguros de que están sanos y que de todos modos estén atentos ante cualquier síntoma que pueda hacer sospechar que se trata de coronavirus.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Santa Cruz, Marcelo Ríos indicó que lo ideal es que la celebración debería ser solo entre las personas que conviven en la misma vivienda.

El epidemiólogo, Rodrigo Castedo, remarcó que es aconsejable que el lugar donde se colocará la mesa para la cena de Nochebuena sea en un ambiente abierto, como un jardín o en el patio, para que pueda haber la debida ventilación y reducir el riesgo de contagio.

En los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos se agrega una recomendación, que, si por algún motivo no se cuenta con ambientes abiertos, es necesario dejar todas las ventanas abiertas. Aunque, si no es posible ventilar bien el espacio, otra opción es reducir el número de personas.

“Si alguien no lleva mascarilla se convierte en un posible diseminador. Todos podemos serlo, ya que hay personas asintomáticas, que ni siquiera saben que están enfermas.”, dice Jaques Sztajnbok, médico supervisor de UCI del Instituto de Infectología Emílio Ribas, en Sao Paulo.

Desborde en comercios

A solo horas de la Nochebuena hay un desborde de vendedores en las calles. En la feria Barrio Lindo los comerciantes se instalaron sobre la alameda del cuarto anillo. Además, flotas estacionadas en la calle Carmelo Ortiz provocaron congestión vehicular. “No se puede entrar en vehículo a la feria desde la avenida Brasil hasta la Tres Pasos al Frente. Todo está colapsado por ambulantes que ofertan sus productos”, reclamó una conductora, Patricia Osinaga.

En otro punto, en el viejo Los Pozos hay una disputa entre los vendedores con casetas y los ambulantes que intentan tomar la calle Quijarro en esta época.

Una de las vendedoras del comercial, María Balcázar, indicó que, pese a que en la calle en disputa deambulan vendedores, en estas fechas intentan instalar puestos fijos. “Son cerca de 100 ambulantes que se quieren asentar en estas fiestas de fin de año. No lo podemos permitir, estamos en vigilia, nos permitían a los que estamos legalmente asentados”, sostuvo.

En los mercados Mutualista los vendedores ambulantes se desplazaron hasta el cuarto anillo. Mientras en La Ramada del centro se evidenció mayor control de militares y gendarmes.

En la ciudad de La Paz, sucedió lo mismo. Los comerciantes que vendían en una feria en la avenida Buenos Aires cerraron seis calles.

Acciones por ciudades

En el municipio cruceño se confirmó que están prohibidos actos masivos en las fiestas de Navidad y Año Nuevo, por lo que incluso se tuvo que retirar el permiso a los que ya tenían aprobada la fiesta. Además, no están permitidos los boliches, bares y otras actividades que puedan concentrar personas. El horario de circulación se mantiene hasta la 1:00.

Desde el inicio de esta semana se reforzaron los controles de uso de barbijo en el municipio que es el epicentro de la pandemia de coronavirus.

El jefe del departamento y Fiscalización, Alan Ayala, indicó que en los últimos días se encontraron a 50 conductores que infringieron las normas de bioseguridad, las faltas más frecuentes son llevar pasajeros sin barbijo o parados.

Agregó que todos los infractores fueron notificados y deben presentarse para realizar trabajo comunitario, por ocho horas, a la fecha se apersonó la mitad. En paralelo hay más de un centenar de comerciantes notificados por no llevar barbijo.

Mientras en Tarija se prohibieron las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Además, se asumió el testeo masivo, control y seguimiento y la gestión para la contratación de personal.

En Chuquisaca igual se encendieron las alarmas por el repunte de casos de coronavirus en estas fechas. En este departamento se declaró rebrote solo en los municipios de Monteagudo y Muyupampa, aunque como medida preventiva, en Sucre se declaró emergencia sanitaria y se suspendió la tradicional caravana navideña como medida de prevención.

En el caso de Cochabamba, advirtieron que no se descarta la restricción de circulación según el número de cédula de identidad, la reducción de horas permitidas para circular y la prohibición de actividades que generen aglomeración.

Por último, en La Paz, el alcalde Luis Revilla indicó que no se flexibilizarán los horarios para las fiestas de fin de año (las actividades comerciales entre semana son hasta las 22:00 y fin de semana hasta las 20:00).

La Iglesia

La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana también alentó a una celebración sin olvidar el sentido de la festividad. “En medio de este tiempo de sufrimiento, de temor por la pandemia que vivimos, de la experiencia de la enfermedad, la vulnerabilidad y la muerte, les anunciamos el nacimiento de quien es la luz que ilumina a la humanidad”, dice el comunicado.

También señala que, durante este tiempo de emergencia, “hemos vivido muchos gestos de solidaridad, de esfuerzo y lucha para salir adelante de todos. Felicitamos y animamos a todos los que dieron ejemplo de profesionalidad y entrega, especialmente al personal sanitario”.

“Oremos para que Dios acoja en la plenitud de su gloria a los fallecidos por la pandemia y aumente nuestra esperanza de participar en ella. Cristo, cuyo nacimiento celebramos en la Navidad, llene de sentido y haga realidad nuestros esfuerzos por construir familias en paz y en un país en justicia”.

Comentarios