Escucha esta nota aquí

La reactivación del fuego en Lagunillas empeora la situación de los incendios en Santa Cruz. Desde la Secretaría Departamental de Medio Ambiente informaron que en las últimas horas se reportó el nuevo incendio y suman 58 fenómenos activos en la región, que ha visto consumidas más de 1 millón de hectáreas.

Lagunillas ya había sido declarada zona de desastre. Según el alcalde Héctor Contreras, peligran 5.000 cabezas de ganado. La autoridad demandó aeronaves que ayuden a combatir los incendios que afectan a seis comunidades. Cerca de 20.000 hectáreas fueron consumidas por el fuego en este municipio.

La secretaria de Medio Amiente, Cinthia Asin, expuso que se están realizando evaluaciones y que las zonas de alto riesgo para establecer estrategias y enviar ayuda, labor que se hace en coordinación con el Gobierno central. Además, se está a la espera de llegada de ayuda internacional.

El helicóptero dispuesto por las autoridades realizó hasta ahora 48 descargas y está operando en la zona de los valles. Todavía se evalúa a qué municipio se llevará la aeronave canadiense anunciada por el Gobiernoaunque no se descarta que se lleve a San Ignacio de Velasco, donde hay 13 incendios activos, según Asín.

Se estima que la mencionada aeronave llegue este viernes. Tiene capacidad de almacenar 11.000 litros de agua y San Ignacio sería una opción debido a que el fuego se encuentra en zonas alejadas.

Por otro lado, dentro de la reforzamiento de las tareas contra los incendios forestales en el departamento, el gobernador Rubén Costas informó que este jueves, 15 de octubre, una misión con técnicos de la Gobernación y la Cámara Agropecuaria del Oriente partirán hacia Cabezas para celebrar una reunión con el Comité de Incidentes que está trabajando en la zona.

Las mismas labores se realizarán en San Matías, San Ignacio, Roboré y Puerto Suárez para evaluar los daños económicos y hacer entrega de forraje, agua, alimentos, forrajes y politubos, de la misma manera que se ha hecho para otras zonas afectadas.

“La lucha continúa y en este momento es nuestra prioridad el combatir los incendios, pero sobre todo paliar las necesidades de las sequías que ha hecho que los cientos de pozos que ha entregado la Gobernación produzcan poca agua porque las represas se han secado, por lo cual lo primero que hay que preocuparse es que no falte el agua para consumo humano, y con cisternas para los animales”, explicó Costas.