Escucha esta nota aquí

Se requieren de al menos 50.000 vacunas para inmunizar a los grupos de riesgo (adultos de más de 60 años y personas con enfermedades crónicas o de base) de los municipios y localidades fronterizas del departamento cruceño, según el análisis de Marcelo Ríos, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), desde donde también demanda la dotación de más vacunas para frenar la propagación del Covid-19.

La amenaza del virus es un problema latente que exhibe mayor riesgo con la 
llegada de una nueva cepa del coronavirus al país (la P.1, de Brasil), por lo que Ríos considera que se debe dar prioridad a regiones como Puerto Suárez, Puerto Quijarro, Arroyo Concepción, San Matías y Ascensión de la Frontera.

Según el Sedes, hasta la fecha solo se pudo enviar 9.000 dosis de la vacuna china Sinopharm a Puerto Quijarro y otras 3.000 a San Matías, después de dar cobertura a los profesionales y trabajadores de salud que también están dentro del Programa Ampliado de Inmunización que impulsan los tres niveles del Estado.

"Se requieren 50.000 dosis para cubrir la línea fronteriza de los municipios e inmunizar a los grupos de riesgo", explicó Ríos, a tiempo de advertir que la nueva cepa es más letal que las anteriores, por lo que se requiere dar celeridad a la dotación de vacunas. Es más, el Gobierno departamental cruceño cuenta con la logística y capacidad para conservar y aplicar las dosis, por lo que esperan que el Gobierno central dé respuesta y cumpla con el objetivo de frenar al virus.

En este sentido, la viceministra de Seguros de Salud y Gestión del Sistema Único de Salud, Alejandra Hidalgo, informó que gran parte de las 200.000 vacunas Sinopharm que llegarán al país en los próximos días, se destinarán a las áreas rurales y fronterizas del país.

Respecto a la llegada de una nueva cepa del coronavirus al país (la P.1, de Brasil), Hidalgo dijo que, por el momento, no se tiene el dato confirmado, pero que se esperan reportes regionales en unas dos semanas. Sin embargo, se conoce que la nueva cepa ya estaría circulando en Venezuela y Colombia, países que, al igual que Bolivia, también limitan con Brasil.

Sin embargo, Santa Cruz también espera que se dote de las vacunas de AstraZeneca que arribaron al país el pasado domingo (21 de marzo). Fueron 228.000 dosis las recibidas de las cuales no se ha visto ninguna, de acuerdo al reclamo de las autoridades locales. 

La última vez que Santa Cruz recibió vacunas fueron las poco más de 147.000 que arribaron a Bolivia durante la última semana de febrero y que estaban destinadas a dar cobertura al sector de salud.

Entretanto, Ríos también lamentó que en zonas rurales y en la frontera hay personas que son reacias a hacerse las pruebas contra el Covid-19, cuando es imprescindible tener el diagnóstico de los lugares distantes, por lo que Ríos sostuvo que se debe actuar con responsabilidad para dar batalla al virus que actualmente azota a la región.

Comentarios