Escucha esta nota aquí

La cuarta ola de coronavirus cobró fuerza durante las últimas cuatro semanas, toda vez que el número de contagios pasó de 150 a 300 por día, mientras que la ocupación de camas en terapia intensiva subió al 41%, según datos epidemiológicos del departamento cruceño.

Pese al incremento progresivo, las autoridades sanitarias creen que esta ola no golpeará con la magnitud de las anteriores porque encontró a más del 50% de la población con la inmunización, es decir, con la primera dosis o con el esquema completo.

Sin embargo, la preocupación de las autoridades sanitarias está centrada, principalmente, en las personas que no tienen la vacuna porque son las que están copando las terapias intensivas y engrosando la cifra de fallecidos, toda vez que el 80% de las muertes corresponden a personas que no cuenta con ninguna de las dosis.

De acuerdo con el secretario de Salud y Desarrollo Humano, Fernando Pacheco, Santa Cruz registra un incremento sostenido de casos desde hace nueve semanas, pero en las últimas cuatro aumentó mucho más su magnitud porque de tener menos de 100 casos por día, se pasó a 300.

El aumento sostenido se nota en las estadísticas, dado que en la semana epidemiológica 36 (del 5 al 11 de septiembre) se registraron 635 casos, es decir, un promedio de 90 contagios por día; mientras que en la semana epidemiológica 44 (del 31 de octubre al 6 de noviembre) hubo 2.113 casos, vale decir, un promedio de 301 por día.

Sobre la incidencia de la vacuna en los casos graves, Pacheco manifestó que la ocupación de camas en terapia intensiva subió del 21 al 41%, pero los afectados son personas que no han recibido la inmunización. “El 100% de la gente que llega a terapia intensiva no tiene la vacuna o no completó su esquema”, dijo Pacheco.

Para las autoridades sanitarias esto es una muestra de que la vacuna es fundamental para evitar casos graves y muertes. De hecho, los datos epidemiológicos muestran que de los últimos 40 fallecidos, 32 no estaban vacunados, es decir, que el 80% de las muertes se dieron en personas que no recibieron la vacunación.

En lo referente a la ocupación de camas de las Unidades de Terapia Intensiva (UTI), para el 23 de septiembre se registraba un 21% de ocupación, lo que subió al 41% el 11 de noviembre.

Los espacios de las Unidades de Cuidados Intermedios (UCI) también registran mayor demanda. El 23 de septiembre tenían una ocupación del 33%, lo que se incrementó al 46% el 11 de noviembre.

La demanda de respiradores para los pacientes críticos en este mismo periodo subió de un 40% al 61%.

Vacunación

Pacheco destacó la alta asistencia de los menores de edad a los puntos de vacunación que permanecen abiertos durante el paro multisectorial y remarcó que el objetivo principal de esta campaña es que los jóvenes puedan volver a las aulas el siguiente año.

“Teniendo a la mayor cantidad de jóvenes vacunados, el próximo año podemos pensar en retornar a las aulas, con las clases presenciales”, afirmó el funcionario de la Gobernación.

Pidió a los maestros conceder tolerancia a los estudiantes para que puedan asistir a recibir la vacuna Pfizer, que se coloca a los menores de 18 años.

Las autoridades destacan el avance de la vacunación en el departamento y la respuesta de la población, que en su momento alcanzó a 45.000 personas por día.

Santa Cruz tiene una población meta, mayor de 12 años, de 2.516.006 personas. Hasta el momento se han aplicado más de 2,3 millones de dosis, de las cuales más de un millón son primeras dosis, más de 859.000 segundas dosis, más de 94.000 terceras dosis y más de 326.000 unidosis.

Según los datos oficiales, hasta el momento el 56% de la población objetivo ya recibió la primera dosis y el 46% tiene el esquema completo de vacunas.

En las últimas semanas, el porcentaje de vacunación se ha visto disminuido porque se incluyó al grupo aetario mayor de 12 años, que suman más de 389.000 personas.

Los estudiantes

La habilitación para los mayores de 12 años ha generado mayor afluencia a los puntos de vacunación y una de sus principales motivaciones para este grupo poblacional es el retorno a las clases presenciales.

Luar Melgar (14) acudió a recibir la dosis porque está entusiasmado con el retorno a clases en el aula. “Me hice vacunar porque quiero ir al colegio”, dijo este estudiante que cursa el segundo de secundaria.

Su hermano,Renato Melgar cumplió sus 12 años el pasado 20 de octubre y estaba contento de haber podido habilitarse para la vacunación, porque cree que estará mejor protegido para salir con sus amigos y volver a la escuela.

Por su lado, Camila Román Vega (14) está en tercero de secundaria y asegura que su interés era, precisamente, cuidar que su familia no se enferme. Ella es hija única y acudió acompañada de su madre hasta el puesto, ubicado en el centro de salud Lazareto.

Natalia Sánchez, de 12 años, también acudió al mismo centro en compañía de su mamá. Asegura que en su casa todos accedieron a la vacunación y solo queda pendiente su hermana de 10 años.

“Es muy necesario que los niños y jóvenes acudan a la escuela para su aprendizaje, porque no es lo mismo una enseñanza virtual que una presencial, por eso me parece muy bien que ahora ya estén empezando a vacunar a los más jóvenes”, dijo Alejandra Delgadillo, madre de Natalia, que a su vez comentó que en su casa todos enfermaron de coronavirus, pero lograron superar el virus sin internación hospitalaria.

Destacó que la aceptación de los menores a recibir la vacuna y está convencida de que la dosis evita los casos graves y los fallecimientos.

Carmen Rosa Rocha, acompañó a su hija Camila Arias, de 14 años, porque era la única en la familia que no tenía la dosis. “Con esta vacuna esperamos que se pueda volver a la normalidad y retornar a clases presenciales que es lo que se espera para el próximo año”, manifestó.

De la misma forma, Carmen Rosa indicó que en su hogar todos se contagiaron con el virus en lo que va de la pandemia, pero con cuadros leves.

Una de las encargadas de la vacunación en el centro de salud Lazareto destacó la afluencia de jóvenes esta semana en busca de la inmunización. Manifestó que diariamente están vacunando alrededor de 200 personas, de las cuales un 90% por ciento son adolescentes y solo un 10% son mayores de 18 años.

El secretario de Salud y Desarrollo Humano también resaltó que hubo impulso con la vacunación de los jóvenes entre 16 y 17 años, que todavía continúan acudiendo a los centros de inmunización.

“Vamos a continuar y, si tenemos que mejorar estrategias para habilitar más puntos, lo vamos hacer”, recalcó Pacheco.

Sobre la vacuna Pfizer, que se aplica a los menores de 18 años, la autoridad indicó que no tienen una caducidad a corto plazo, lo que permite mayor tranquilidad, pero pide a acudir lo antes posible a buscar la dosis.

Cada uno de los frascos de esta vacuna tiene dosis para cinco personas, por lo que no esperan grupos grandes para aplicarlas a los menores de edad.

Comentarios