Escucha esta nota aquí

Divididos. Así se encuentran los legislativos del gobierno municipal de la capital cruceña y de la Asamblea Legislativa Departamental de Santa Cruz, por lo que se prevé que las gestiones de Jhonny Fernández y de Luis Fernando Camacho serán difíciles para las dos autoridades.

Con un Concejo Municipal que ya se encuentra en disputa, incluso antes de la posesión de las nuevas autoridades, arrancará la gestión de Fernández. UCS, el partido del nuevo alcalde cuenta con cuatro concejales, pero similar cantidad tiene C-A, por lo que la autoridad ejecutiva necesitará buscar alianzas para encontrar la gobernabilidad que necesita.

Al respecto, Fernández señala que trabajarán con todos, tanto con las mayorías como con las minorías para llevar adelante el programa de Gobierno que planteó durante su candidatura.

En el caso de la Asamblea Departamental, Creemos, la agrupación de Camacho, cuenta con 11 asambleístas, la misma cantidad de curules que posee el MAS. La clave estará en lograr acuerdos con los asambleístas indígenas para obtener la mayoría que necesita para gobernar.

Se conoce que las reuniones entre los frentes se llevan adelante y solo resta esperar que estas se materialicen cuando corresponda elegir a las directivas de ambos.

Camacho indicó que coordinarán con todos los asambleístas. Sobre la directiva, el nuevo gobernador descartó que la presidencia de la misma sea para el MAS.

“El análisis que hace el MAS de la primera mayoría es fruto del desconocimiento de la norma, de lo que significa generar una mentira. Eso es inviable, la norma es clara sobre la primera mayoría. Es una interpretación al mismo estilo autoritario del MAS. Queriendo desinformar a la ciudadanía. La presidenta de la brigada pertenece a la primera mayoría, por lo tanto, es de Creemos”, dijo Camacho.

El análisis de la situación

La gobernabilidad de un alcalde o de un gobernador pasa por el órgano legislativo, tanto en el Concejo (Alcaldía) como en la Asamblea Legislativa (Gobernación).

“En Bolivia, no existe la figura de oposición constructiva, es un mito. La oposición nacional es diferente a la municipal o a la departamental. Hay oposición destructiva”, indicó el analista político, Paúl Coca.

Para el politólogo, los primeros dos años y medio de gestión son complicados, porque de acuerdo a la normativa del país, si pasa algo con el alcalde o el gobernador, se llama a nuevas elecciones, pero continúan en el cargo los concejales y los asambleístas.

La situación del Concejo Municipal estará muy compleja, porque hay un reglamento que Santa Cruz Para Todos lo hizo elaborar a último momento antes de las elecciones de 2015 “, dijo Coca.

Tanto Fernández como Camacho deberán conformar comisiones técnicas para reunirse con las otras fuerzas políticas para obtener una mayoría mínima que garantice cierto grado de gobernabilidad. “En el departamento, por los curules indígenas, Camacho tendrá que negociar con ellos. No hay que olvidar que los pueblos indígenas, en su gran mayoría, han sido afín al MAS”.



Comentarios