Escucha esta nota aquí

El director de obras del Searpi, Juan Manuel Antony, señala que están preparados para cualquier crecida que se puede producir en los ríos ante la proximidad de las lluvias. Desde esta institución se mantienen activas todas las alertas tempranas.

Actualmente el río Ichilo presenta una crecida que supera los 10 metros. En menor medida, se han identificado pequeñas crecidas en la cuenca alta del río Grande, donde se registra 8 metros; de igual manera en el río Parapetí y en la cuenca baja del río Piraí (a su paso por el municipio de San Pedro), con 2,13 metros.

Antony advierte que en los próximos días y debido a los pronósticos de precipitaciones anunciadas, las crecidas puedan generalizarse y complicar las zonas aledañas a estas cuencas.

Ante esta alerta, Searpi ha establecido las previciones necesarias para salvaguardar a la población. El director de obras de la institución pide a la población que "mantengan las precauciones, no se acerquen a estos cuerpos de agua y no realicen actividades como pesca o extracción de áridos".

Antony también resalta que el Searpi ha mantenido una labor constante de protección de los defensivos para controlar las cuencas y evitar las inundaciones.

Finalmente, recuerda al sector agrario que se deben respetar las servidumbres ecológicas y las áreas de amortiguación de 1.000 metros para garantizar que las crecidas no afecten a las zonas cultivadas.


Comentarios