Escucha esta nota aquí

El sector salud endurece sus medidas exigiendo la cuarentena rígida y denuncia que el 40 por ciento del personal está afectado por el Covid-19, lo que diezma la atención y tiene los hospitales saturados. 

Estos galenos están fuera del sistema porque tienen edad de riesgo, porque contrajeron coronavirus o por tener síntomas después de tener contacto con casos positivos, según el informe del sector.

Después de reunirse con la Alcaldía sin lograr un acuerdo, determinaron un paro de 48 horas que se cumplirá el próximo martes 9  y miércoles 10 de febrero. Esta semana cumplieron un paro de 24 horas por este mismo motivo.

La determinación fue tomada por el Consejo Departamental de Salud (Codesa), que aglutina a médicos, profesionales y trabajadores de salud.

Edil Toledo, presidente interino del Colegio Médico Departamental, informó que las propuestas que presentó la Alcaldía no han tenido cambios y consideran que no serán efectivas para controlar el contagio. “El sector salud se ve afectado por el Covid-19, el 40 por ciento de la población que atiende salud está diezmada, por lo tanto, ya no vamos a esperar más, no queremos discursos demagógicos que hace que los políticos traten de tener réditos”, protestó Toledo.

El vocero del Colegio Médico, Henry Aguilera, indicó que en este momento las terapias están saturadas y tienen colegas que no consiguen camas, incluso buscan en clínicas privadas porque la Caja Nacional de Salud, que es la que atiende a este sector, también está llena.

Remarcó que en lo que va de la segunda oleada son más de 20 los médicos fallecidos en Santa Cruz y en la primera fueron 52. Si te toma en cuenta profesionales y trabajadores del sector, la cifra aumenta y supera el centenar.

“Llegamos al centenar de colegas fallecidos y en (los) últimos meses han ido aumentando”, afirmó Toledo.

Uno de los reclamos del gremio, según Toledo, es la “adopción de medidas” para contener la expansión del virus, además de una cuarentena obligatoria.

“Se están muriendo nuestros colegas, que son muy difíciles de reemplazar. La cuarentena rígida es la única manera para tratar de frenar la tasa de letalidad”, valoró el presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Wilfredo Anzoátegui.

Santa Cruz reportó 738 casos nuevos el miércoles, 21 fallecidos y 11.333 casos activos. Es el departamento más golpeado por la pandemia.

Sobre el pedido de cuarentena, la alcaldesa interina de Santa Cruz de la Sierra, Angélica Sosa, que también es candidata de Santa Cruz Para Todos, negó que haya un cálculo político para no dictar una cuarentena rígida en la capital cruceña, la más afectada por la segunda ola de contagios del Covid-19.

“(Luis) Revilla (alcalde de La Paz) no está en campaña electoral y no ha hecho cuarentena rígida. La mayoría de los alcaldes no está (con la cuarentena rígida), esta es una medida de criterio común. Muchos de los alcaldes del área metropolitana no están en carrera electoral, me he reunido con el Sedes, con el gobernador y una cosa es lo que los médicos recomiendan y otra cosa es la realidad. No es encerrar a la gente, hay que dar las alternativas con la prevención masiva”, explicó Sosa.

Dijo que la tasa de letalidad de diciembre es la misma que se tuvo en agosto de 2020, cuando se aplanaba la curva de contagios de Covid-19, y que ahora existe “más experiencia” y los hospitales “tienen más capacidad”, con la contratación de 4.000 profesionales sanitarios.

Indicó que ningún municipio ha visto posible entrar en una cuarentena rígida por muchas razones, una de ellas, es que la gente necesita alimentarse.

Pide escuchar a la población

Por su parte, el presidente de la Cámara de Senadores, Andrónico Rodríguez, consideró que la población no asumirá una nueva cuarentena rígida, por más que municipios u otras autoridades asuman una determinación así.

La autoridad pidió que se haga una lectura real de la situación que afronta el país en la segunda ola de contagios y lamentó el daño ocasionado por el primer aislamiento.

“Hay que hacer una lectura muy real, con seguridad el municipio o el país que declare cuarentena rígida la población no va a asumir, está claro eso de que afectó muchísimo la cuarentena”, dijo el representante del MAS.

Ley de Emergencia Sanitaria

Por otro lado, la comisión de Constitución de la Cámara de Senadores aprobó ayer las modificaciones al proyecto de Ley de Emergencia Sanitaria, remitiendo el documento al pleno para que sea analizado.

“Hemos tratado los 36 artículos y las siete disposiciones, incorporando los aspectos del acta de entendimiento del diálogo entre el Ministerio de Salud y el Colegio Médico de Bolivia”, informó la presidenta de esa comisión, Virginia Velasco.

Detalló que se incluyeron cambios en la redacción de los artículos 17, 19 y 28, conforme a los consensos alcanzados con la dirigencia de los profesionales sanitarios, quienes amenazaron con un paro para frenar la norma.

“El Colegio Médico y el Ministerio de Salud han dialogado, han consensuado los 36 artículos. Han observado esos tres artículos y se han ajustado y modificado, ahora se incorporaron esas modificaciones según establece el acta de entendimiento”, dijo Velasco.

Sin embargo, el Codesa de Santa Cruz identificó nuevas observaciones al proyecto. Señalaron que las modificaciones que aprobó la Cámara de Senadores contempla las sugerencias del sector médico; pero ahora otros sectores como los de Bioquímica y Farmacia aseguran que se ven afectados con la regulación de los precios, al igual que las clínicas privadas, porque consideran que no se les puede imponer costos, cuando no se ha hecho una categorización de las mismas.

En este asunto determinaron pedir una audiencia pública con la Cámara de Senadores para plantearle sus observaciones y frenar el tratamiento hasta que sean tomadas en cuenta todas sus sugerencias.

En lo que sí aprobaron un paro movilizado fue para exigir cuarentena. La medida se acatará en el público y de la seguridad social.

Previo a la determinación sostuvieron reunión con representantes del municipio, pero no les convencieron las propuestas de la comuna, porque la población las incumple y no hay el suficiente control, por lo que no se frena la propagación del virus.

Bolivia enfrenta desde diciembre la segunda ola de la pandemia. Los contagios ascendieron en un promedio de más de 2.000 por día en la última semana, mientras que durante la fase más crítica de la primera ola, en agosto, la media diaria era de 1.400, según las cifras oficiales.


Comentarios