Escucha esta nota aquí

Por: Ximena Gutiérrez

Luego de que el Hospital Católico, informara sobre el recorte de oxígeno para atender pacientes en estado crítico, el Servicio Departamental de Salud (Sedes) informó que este es un hecho particular y que el abastecimiento de este suministro está garantizado en todos los hospitales de tercer nivel del departamento.

El gerente de Epidemiología del Sedes, Carlos Hurtado, explicó que día a día se verifica que este recurso no falte en los nosocomios, pero que es posible que debido a la gran afluencia de casos y los 155 pacientes que se tienen en terapia intensiva, es probable que en ‘algunos momentos’ exista falta de oxígeno en algunos servicios de salud.

 “Pero esto no significa de ninguna manera que en Santa Cruz esté faltando el oxígeno o que se estén presentado otros casos adversos. En los hospitales de tercer nivel no se ha visto la carencia de oxígeno y eso nos lleva a la tranquilidad de no estar viviendo lo que está sucediendo en Cochabamba, Tarija o en el Beni”, resaltó Hurtado.

En el caso específico del Hospital Católico dijo que se verificará si éste es un problema de desabastecimiento por falta de organización o si la empresa distribuidora de oxígeno no podía proveer el producto en ese momento.

Recomendó a los servicios de salud que necesiten este suministro, gestionar con anticipación la compra a las empresas que proveen este servicio para evitar situaciones adversas. “Estamos trabajando en todos los frentes, igual con la situación de los medicamentos; estamos tratando de dar soluciones, pero necesitamos el apoyo de la población para lograr el objetivo de contener esta epidemia”, dijo el especialista.

Sin embargo, la insuficiencia de oxígeno medicinal en la ciudad estremece, y se ve reflejada cada día en las largas filas registradas en las afuera de las empresas proveedoras para recargar los cilindros. Algunas han decidido suspender la venta individualizada, para priorizar los contratos con los hospitales.

Ya no puedo vender oxígeno a la gente que hace fila porque tengo contratos firmados, y si no cumplo puede ocasionarme problemas”, explicó Alfredo Corro, de la empresa Nitrox.

Información a la que accedió EL DEBER, de acuerdo a datos de Aduana, la empresa extranjera más grande y con presencia en Bolivia, ya antes de la pandemia importaba un promedio de 100 toneladas de oxígeno al mes, distribuidas en cinco arribos, a veces procedentes de Paraguay, pero también compraba a empresas bolivianas.

Las industrias nacionales, con una producción más o menos importante, como Nitrox, desde su nacimiento solo proyectaban una cobertura del mercado del 20%: 10% para Santa Cruz, 5% para La Paz y 5% para Cochabamba.

Comentarios