Escucha esta nota aquí



Durante el periodo de la pandemia por Covid-19, el Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz “ha entregado 32.800 tratamientos para continuar con las atenciones a los pacientes con VIH”, informó Marcelo Ríos, titular de dicha repartición al señalar que esta ayuda está desconcentrada y se puede recibir los tratamientos en los 82 centros de atención sanitaria que funcionan en el departamento.

Durante el año 2020 se han confirmado 857 casos nuevos de VIH. Para Ríos, esta cifra, marcada por la coyuntura de la pandemia, supone una disminución en comparación a las estadísticas de años pasados.

El grupo con mayor riesgo corresponde a la población comprendida entre 20 y 39 años, donde se reporta el 86% de los casos en esta gestión”, dice Ríos. También revela que el 80% de los casos corresponde a varones mientras que el restante 20% son mujeres.

El 1 de diciembre se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra el VIH/Sida y tanto para la Organización Mundial de la Salud como para el Sedes el VIH/sida supone un problema de salud pública mundial que requiere la atención plena de las autoridades de salud.

Ríos resalta el accionar constante de la Gobernación para afianzar la comprensión sobre la enfermedad, garantizar la atención a los pacientes y capacitar a las personas. Además, recordó que tanto el diagnóstico como el tratamiento son gratuitos en el sistema público de salud.

El responsable del programa de VIH/Sida del Sedes, Gonzalo Borda, informó que solo el 30% de los pacientes en el país reciben tratamiento, pese a que es financiado por el Estado y subvencionado por organismos internacionales. Según Borda, el costo anual del tratamiento oscila entre los 150 y 200 dólares, monto que cubre el Estado.

De acuerdo a las estadísticas que plantea Borda, el 99% de los casos nuevos se produce por trasmisión sexual y solo un 1% corresponde a trasmisiones verticales, es decir, de madre a hijo.

Para el equipo del Sedes, esta cifra baja de transmisiones verticales se debe al trabajo sistemático de atención a las mujeres embarazadas ya que el Sedes toma la prueba de VIH (a todas las madres) para evitar el nacimiento de niños con VIH. "Es una política departamental de salud”, dice y añade que, de las 122 mujeres con VIH  embarazadas atendidas en el 2020, solo uno de los niños nació con positivo.

Tratamiento accesible

El departamento de Santa Cruz compromete el tratamiento viral gratuito para los pacientes con VIH, según destaca su director. “Solamente hasta el año pasado se han entregado 182.000 pruebas a los pacientes”, recalca Ríos.

Además, dijo el 97% de los municipios del departamento compra y apoya con los insumos para la atención del paciente y prevención de la enfermedad.

A nivel nacional, solo el 30% de los pacientes recibe el tratamiento. Gonzalo Borda considera que es irresponsable que, teniendo el tratamiento gratuito, la gente no acceda al mismo. "Es falta de voluntad”, lamenta.

Borda refiere las estadísticas oficiales que colocan a Santa Cruz como la ciudad del departamento con mayor incidencia por cada millón de habitantes (484 personas), seguidas de Montero (435) y Ascensión de Guarayos (391).



Comentarios